LOS ADVENTISTAS DEL 7mo DÍA

LOS ADVENTISTAS DEL 7mo DÍA
Tabla de contenidos

Muchos evangélicos se preguntan si los adventistas del 7mo día deberían ser considerados como una secta o una denominación. La Iglesia Adventista del Séptimo Día sostiene varias doctrinas cristianas cardinales. Sin embargo, hay errores que la clasifican como una secta con creencia desviadas.

Fundación del adventismo del séptimo día

La Iglesia Adventista del Séptimo Día fue fundada basándose en la creencia del pronto retorno del Señor Jesucristo. Él debía volver en 1843 ó 1844. El defensor de esta profecía fue Guillermo Miller (1782–1849), un ministro bautista. Él no tenía ninguna formación teológica formal, pero era un estudiante dedicado de la Biblia. Él interpretó las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 como 2300 años, y comenzó a calcular la fecha para la venida de Cristo. Para ello él comenzó contando desde 457 a.C., la fecha en que Nehemías comenzó a reconstruir los muros de Jerusalén. Añadiendo 2300 años a aquella fecha, él llegó el 21 de marzo de 1843. Cuando él compartió esto con su congregación, cientos de ellos subieron a los tejados y a las montañas para esperar el regreso de Cristo. Pero al final del día Cristo no apareció. Miller revisó sus números y concluyó que la fecha era el 22 de octubre de 1844. Pero otra vez aquel día pasó y Cristo no volvió, entonces Miller cerró su Biblia y humildemente abandonó el ministerio. Él no prestó atención a la inutilidad de poner fechas a la venida del Señor.

Marcos 13:32 dice: “Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.”

¿Si Jesús mismo no sabía la fecha, quién es el hombre mortal para hacerlo?

Luisa Jeter de Walker describe de la siguiente manera lo que ocurrió después:

El día después de “la gran desilusión”, Hiram Edson, discípulo ferviente de Miller, tuvo una “revelación” de que Miller no se equivocó en cuanto a la fecha, sino en cuanto al lugar. Dijo que Cristo había entrado el día anterior en el santuario celestial y no el terrenal, para hacer una obra de purificación en él. Edson les anunció las buenas nuevas a otros miembros de su grupo.

Otros dos grupos se unieron con Edson al aceptar esa nueva “revelación”. Uno, dirigido por José Bates, observaba el sábado en vez del domingo…

Otro grupo ponía énfasis en los dones del Espíritu para el día de hoy. Entre sus miembros estaba la señorita Elena Harmon (más tarde señora de White) quien tenía el “espíritu de profecía”.

Al unirse estos tres grupos, cada uno hizo su contribución para con la nueva iglesia: el primer grupo, la revelación de Edson respecto al santuario celestial; el segundo, el legalismo; y el tercero una profetiza… que ejercería una influencia predominante.

En 1860 la secta adoptó el nombre Iglesia Adventista del Séptimo Día. En 1903 se estableció la oficina central en Washington, D.C. Hoy hay más de tres millones de adventistas del séptimos días alrededor del mundo. Ellos tienen un programa de misionero extenso al cual sus miembros dan con sacrificio. Tienen muchas instituciones educativas y médicas en los Estados Unidos y en el extranjero, y se caracterizan por su dieta vegetariana y su abstinencia de licor, té y café.

Escrituras sagradas de los adventistas del séptimo día

Los adventistas del séptimo día declaran que la Santa Biblia es la Palabra autoritativa de Dios; sin embargo, como tantas otras sectas, ellos tienen otras escrituras para interpretar la Biblia que ellos reverencian de la misma manera. La gran controversia, llamado también El conflicto de los siglos, escrito por la Sra Elena White es la obra principal que ellos consideran tan inspirada como la Biblia.

Desviaciones doctrinales de los adventistas del séptimo día

Podemos resumir los principales errores doctrinales de los adventistas del séptimo día bajo cuatro categorías: la expiación, el día sábado, la naturaleza de Cristo, y escatología.

La expiación.

Los adventistas del séptimo día niega la expiación completa realizada por Cristo en el Calvario. La Sra. White dijo: “La sangre de Cristo abogó en favor de creyentes penitentes, aseguró su perdón y aceptación para con el Padre, aún así sus pecados todavía permanecían sobre los libros de registro.” Este no sólo es una contradicción en sí, sino contradice también las Escrituras en cuanto a la obra completa de Cristo en la cruz (Juan 19:30; Hebreos 1:3; 9:11, 12).
Los adventistas del séptimo día también creen que el macho cabrío “por Azazel” (Lv 16:8, 10, 26), en la ceremonia del Día de Expiación, era un tipo de Satanás en quien los pecados serán colocados al final del tiempo. Si esto fuera verdadero, entonces Satanás sería otro salvador, el sustituto por el pecador.

El día sábado.

Como ya se dijo, José Bates trajo al grupo la observancia del día sábado en lugar del domingo. Por su parte, la Sra. White aseveró haber recibido una visión en la cual ella vio las tablas de la Ley. ¡El cuarto mandamiento, que se refiere al día de reposo (sábado), tenía un círculo de luz alrededor de él! De tal visión surgió un dogma que es un pilar de los adventistas del séptimo día. Ahora, la observancia del sábado es añadida a las obras que una persona piadosa realiza para merecer la salvación.
¿Cuál es la verdad bíblica acerca del día sábado?
La práctica de los adventistas del séptimo día de observar el día sábado es un retorno al legalismo del cual Cristo nos liberó. La Epístola a los Gálatas claramente refuta aquella esclavitud.

• La observancia del día sábado fue un convenio sólo entre Jehová e Israel (2 Corintios 3:9–11; Colosenses 2:16; Romanos 14:5–8; Romanos 6:14).
• El sábado no puede ser guardado en algunas tierras, porque, según la Ley, debía durar de la puesta del sol a la puesta del sol. ¡En algunos sitios, sin embargo, el sol se pone sólo una vez en seis meses! Además, no se debía encender fuego, ni cocinar, ni emprender un viaje largo. ¡El quebrantamiento de esta ley significó la pena de muerte! ¿Qué concluimos? Basado en las Escrituras que hemos estudiado, concluimos que las leyes acerca de observar el sábado eran para los judíos bajo el pacto del Antiguo Testamento.

La naturaleza de Cristo.

Los adventistas del 7mo día declaran que en su humanidad Cristo tomó nuestra naturaleza pecadora y caída, a fin de ser tentado de la misma manera que nosotros lo somos. ¿Pero cuál es la verdad? Un Cristo de naturaleza pecaminosa, no puede ser nuestro Salvador, menos todavía con la idea de que Satánas un día va a cargar con los pecados. Moisés tuvo que seleccionar un cordero que era perfecto, sin punto o defecto. ¿Cómo puede la imperfección traer adelante la perfección? (Hebreos 4:15; 9:14; 2 Corintios 5:21; 1 Pedro 1:19).

Escatología de los adventistas del 7mo día.

Los adventistas enseñan que entre la muerte y la resurrección el difunto duerme. Esta enseñanza es llamada “el sueño del alma”. La verdad bíblica es que cuando los creyentes mueren, van inmediatamente a la presencia del Señor (Filipenses 1:21–23; 2 Corintios 5:6–8).

Los adventistas del 7mo día creen también en la aniquilación de los malos.

Es decir los malos serán privados de existencia. Ellos insisten que el tormento eterno es contrario a la razón y la Biblia. ¿Pero qué dice la razón realmente? Si los pecadores simplemente mueren y no son responsables ante Dios por su conducta, ellos no tienen ningún temor al castigo, tampoco tienen motivación alguna para vivir vidas piadosas. ¿Qué dice la Biblia? Ella indica muerte siguiente (Hebreos 9:27; Apocalipsis 20:11–15). Además, la enseñanza de Jesús claramente indica que el malo existirá en un estado consciente de tormento eterno (Mateo 25:46; Marcos 9:43–48; 2 Tesalonisenses 1:6–10; Judas 7). Los adventistas del séptimo día no hace ningún diferencia entre el arrebatamiento de la iglesia y la revelación de Cristo. Ellos enseñan también que en el Milenio, el pueblo de Dios está en el cielo y que Satanás habita en la tierra (Revelación 20).

En resumen

A diferencia de una expiación incompleta, enfatizamos nuestra salvación presente, en la cual el registro de transgresiones que estaba contra nosotros ha sido clavado en la cruz (Colosenses 2:14). Enfatizamos también que el Señor no permite ninguna mezcla de gracia, fe y obras. ¡Los adventistas del séptimo día puede nacer otra vez, pero no por observar el sábado! A nuestro parecer debe haber menos énfasis en el sábado y más en el Señor del sábado. Finalmente, todos los creyentes deben estar preparados, ya que el Hijo de Hombre vendrá a una hora inesperada. Nosotros debemos ocuparnos por lo tanto, en cumplir nuestra tarea de proclamar las buenas nuevas, hasta que Él venga.

LOS ADVENTISTAS DEL 7mo DÍA

Últimas entradas

La Lucha Contra El Pecado Y Las Tentaciones: 7 Claves

La Lucha Contra El Pecado Y Las Tentaciones: 7 Claves

¿Te sientes exhausto por la batalla constante contra el pecado y las tentaciones? ¿Buscas renovación…

Fundamentos de la Teología Sistemática [2024]

Fundamentos de la Teología Sistemática [2024]

¿Alguna vez te has preguntado qué es la teología sistemática y cuál es su propósito…

9 Profecías Clave en Isaías 14-23

9 Profecías Clave en Isaías 14-23

¿Qué es una profecía según la Biblia? Profecías: Comunicación de un mensaje divino a través…

¿Estás Dormido?

Yo sé, por triste experiencia, lo que es estar apaciblemente dormido con una paz falsa; por mucho tiempo yo estuve apaciblemente dormido y por mucho tiempo pensé que era cristiano; sin embargo, no sabía nada del Señor Jesucristo.

George Whitefield

Enlaces Rápidos

Enlaces útiles