EL CANON CRISTIANO [Rv60]

EL CANON CRISTIANO
Tabla de contenidos

El canon cristiano es la lista oficial de textos que se determinaron como inspirados por Dios y con autoridad para la iglesia. Las listas del canon varían ligeramente dentro de varias corrientes del cristianismo. Estas colecciones sagradas se formaron en un proceso orgánico y comunitario llamado canonización.

Proceso de canonización

Las dimensiones históricas, teológicas, litúrgicas y textuales del proceso de canonización se estudian solo en retrospectiva . Una cuestión central sobre la canonicidad es saber si un canon o la noción de canonicidad fue primero; los eruditos a menudo se centran en esta pregunta cuando exploran la relación entre la teología y la hermenéutica con la formación de una colección de textos sagrados. La canonicidad está firmemente arraigada en el reconocimiento del uso y la autoridad de los textos.

El canon y los concilios

A pesar de las afirmaciones populares, los cánones no fueron determinados unilateralmente por un consejo o gobierno en particular.
Aunque el emperador Constantino, en su esfuerzo por “promover y organizar la adoración cristiana en el creciente número de iglesias en su ciudad capital” de Constantinopla, ordenó a Eusebio que se hicieran 50 copias de las Sagradas Escrituras Cristianas (ca. 332 D.C.), esto no se convirtió en el principio organizador del canon, como a menudo se supone.

En cambio, en una carta existente, Constantino señaló que todo el proceso estaba a las órdenes de Eusebio, posiblemente la razón por la cual este último intentó de manera independiente, en su Historia Eclesiástica, determinar el alcance del canon del Nuevo Testamento. Si bien las copias encargadas por Constantino, junto con las primeras Biblias cristianas en general, influyeron sin duda en el futuro proceso de canonización, el intento de Eusebio por describir el canon aquí se centró más en promover el cristianismo, en lugar de guiarse por los parámetros existentes.

Con base en disputas posteriores con respecto al canon, este punto se aclara aún más: si Constantino hubiera tomado la decisión, cualquier debate adicional hubiera sido nulo; sin embargo, el debate continuó en la iglesia, y concluyó en gran medida a finales del siglo IV D.C. Además, la afirmación del Nuevo Testamento de Jesús como el “Hijo de Dios”, en lugar del César, se habría considerado antiempírico (Marcos 1:1), sin embargo, ideas como esta siguieron siendo parte de la Biblia, atestiguando nuevamente la autonomía de la iglesia (compárese con Colosenses 1:16–18).

Aunque la influencia de Constantino en el Concilio de Nicea en el año 325 D.C. a menudo se cita como una influencia importante en la culminación del canon del Nuevo Testamento, la evidencia no respalda esto. Constantino, como emperador, convocó al concilio, pero no tenía autoridad directa sobre su resultado y los registros de sus decisiones no mencionan el canon del Nuevo Testamento.

La Carta Festa número 39 de Atanasio a menudo se cita como una descripción del canon del Nuevo Testamento establecido en el Concilio de Nicea, pero en realidad fue escrita 42 años después, en el año 367 D.C. Por lo tanto, es muy poco probable que refleje cualquier decisión tomada por el Concilio de Nicea, especialmente porque el debate sobre el canon del Nuevo Testamento continuó después de esta carta.

Concilio posteriores ofrecen listas de libros canónicos. Sin embargo, los concilios de los que a menudo provienen las listas canónicas existieron esencialmente en momentos en que se reconocieron las prácticas establecidas de las comunidades cristianas.

Si bien estos concilios incluyeron cierto debate, así como la promoción de libros particulares, este debate y promoción no se referían a libros que luego se considerarían heréticos o necesariamente representativos de una voz por encima de las otras; más bien, estos debates fueron sobre diferencias en la tradición entre regiones. Esto se debe a que no había una autoridad única sobre la iglesia en ese momento; sino que, por el contrario, la iglesia era gobernada de manera regional por obispos.

Algunos obispos fueron más influyentes y/o viajaron más ampliamente que otros; en última instancia, estos obispos aconsejaron a las comunidades y les ayudaron a mantenerse dentro del gobierno de la fe (lo esencial de la fe cristiana, como se ve en credos como el credo de los apóstoles y el credo de Nicea).

La relación entre estos obispos y las iglesias que representaban, era similar a la de Pablo y los corintios: Pablo era una voz con autoridad, como un hombre llamado por Dios y guiado por el Espíritu, pero aun así tenía que convencer a los corintios de que siguieran sus instrucciones. Además, los puntos de vista del liderazgo, como los de los primeros apóstoles, se desarrollaron dentro de la comunidad.

Al reflexionar sobre el proceso de canonización, al tratar de comprender los concilios judíos y cristianos, debe recordarse que estos grupos no estaban compuestos por un poder mayoritario; sino que, a menudo estaban compuestos por personas de comunidades perseguidas que intentaban defender la verdad contra aquellos que deseaban hacerles daño o aprovecharse de la fe.

El canon y los escritos heréticos

Los libros que luego se consideraron heréticos nunca tuvieron mucha autoridad y, por lo tanto, nunca formaron parte de ninguna de las primeras Biblias o del proceso de canonización (además de ser señalados directamente como inaceptables). No hubo conspiración contra estas obras no canónicas y heréticas, sino más bien un reconocimiento de su inexactitud real y de sus enseñanzas, lo cual claramente no estaba de acuerdo con el cristianismo histórico como lo enseñaron Jesús y los apóstoles.

En cambio, los libros en discusión y debate durante el proceso de canonicidad, fueron aquellos que estaban de acuerdo con la tradición de la iglesia primitiva y de los apóstoles, pero cuya relevancia para un uso más amplio de la iglesia (principalmente en entornos de adoración) o su pertenencia a la época de los apóstoles, así como la forma en que reflejaba sus pensamientos era cuestionable.

Sin embargo, los escritos heréticos sí jugaron un papel en el proceso de canonización. A medida que aparecieron más líderes y movimientos heréticos, los padres de la iglesia comenzaron a desarrollar lo que se podría describir como una “conciencia canónica”. Parecían darse cuenta de la necesidad de un grupo completo y autorizado de escritos. Pero tomó bastante tiempo para que esto fuera un asunto de importancia para el concilio. Al principio, los padres de la iglesia parecían más preocupados por mostrar los errores de los líderes y grupos heréticos para que las comunidades de su iglesia pudieran discernir claramente la verdad.

Su manera de hacerlo fue a través de la tradición que heredaron de los apóstoles, como se ve en la idea del “gobierno de fe”, en las Escrituras del Antiguo Testamento, y en muchos de los que ahora son los escritos del Nuevo Testamento. Esta es quizás la razón por la cual los credos y las confesiones fueron el foco principal de muchos concilios primigenios, al igual que las prácticas reales (como el día en que la iglesia global celebraría la Pascua).

Las mayores preocupaciones de los padres de la iglesia primitiva parecen haber sido las prácticas propias de las iglesias; qué textos usarían surgieron de esta preocupación. Los padres de la iglesia buscaron la unidad en torno a la verdad y parecen haber confiado en la obra del Espíritu Santo, en el discernimiento y en lo que se conocería como los escritos del Nuevo Testamento en ese proceso. Por lo tanto, se podría decir que el proceso de existencia de la iglesia creó el canon.

Variaciones en los cánones bíblicos

Los cánones bíblicos de diferentes grupos cristianos incluyen diferentes libros. Las principales diferencias están en el canon del Antiguo Testamento: el Antiguo Testamento protestante incluye menos libros que los cánones del Antiguo Testamento de otros grupos cristianos.

El canon del Nuevo Testamento muestra una variación relativamente pequeña entre los grupos cristianos, aunque el canon más amplio de la Iglesia Ortodoxa Etíope incluye varios libros que no están incluidos en el canon del Nuevo Testamento de ningún otro grupo cristiano. Además, las primeras Biblias cristianas (códices) y listas del canon a veces incluyeron libros en su Antiguo y Nuevo Testamento que finalmente fueron excluidos del canon por todos los grupos cristianos y posteriormente ya no fueron incluidos nuevamente en el canon bíblico de ningún grupo cristiano.

Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento cristiano consiste en escritos judíos anteriores a la época de Jesús que también fueron aceptados por los cristianos como parte de su canon de la Biblia. El canon protestante del Antiguo Testamento incluye los mismos libros que el canon judío de las Escrituras (la Biblia hebrea), aunque divide y ordena algunos libros de manera diferente.

Los cánones ortodoxos orientales y católicos romanos del Antiguo Testamento incluyen libros adicionales que formaron parte de la versión Septuaginta de las Escrituras judías antes de que se finalizara el canon judío; por lo tanto, muchos de estos también se incluyeron en las primeras Biblias cristianas (como el códice alejandrino) pero que finalmente no fueron aceptados en el canon judío de las Escrituras. El canon ortodoxo etíope del Antiguo Testamento incluye más libros que no están incluidos en ningún otro canon del Antiguo Testamento.

Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento consiste en escritos de cristianos acerca de Jesús, la iglesia primitiva y sus enseñanzas. El canon del Nuevo Testamento de casi todos los grupos cristianos actuales incluye 27 libros atribuidos a los apóstoles o personas estrechamente relacionadas con ellos. Algunos de estos libros fueron aceptados universalmente como parte del canon del Nuevo Testamento desde las primeras listas de canon sobrevivientes, mientras que otros, como Apocalipsis, fueron disputados durante siglos antes de ser finalmente aceptados.

Solo una iglesia actual, la Iglesia Ortodoxa Etíope, tiene un canon diferente del Nuevo Testamento. Existen dos versiones del canon del Nuevo Testamento ortodoxo etíope; el “canon reducido” incluye los mismos 27 libros que otros cánones del Nuevo Testamento, mientras que el “canon extenso” incluye varios libros adicionales. (Sin embargo, los libros adicionales del canon más extenso no necesariamente se consideran con el mismo nivel de autoridad que los libros del canon reducido).

Libros fuera del canon

Hay muchos libros no canónicos que pretenden haber sido escritos por o que tratan sobre personajes bíblicos. Casi todos estos fueron escritos mucho más tarde que los eventos que dicen describir.
La etiqueta “Pseudopígrafa del Antiguo Testamento” se aplica a las obras que afirman ser de o sobre personajes del Antiguo Testamento pero que no están en los cánones protestantes, ortodoxos orientales o católicos del Antiguo Testamento.

Casi todos estos nunca han sido parte de ningún canon cristiano del Antiguo Testamento, aunque algunos de ellos están incluidos en el canon del Antiguo Testamento de la Iglesia Ortodoxa Etíope y algunos de ellos a veces aparecieron en los primeros códices bíblicos cristianos. Estos escritos fueron útiles principalmente para comprender el espíritu del judaísmo del Segundo Templo, así como las tradiciones o líneas particulares de estos escritos que mencionan (o aluden) en el Nuevo Testamento.

                                          EL CANON CRISTIANO

 Antiguo Testamento.

La etiqueta “Apócrifos del Nuevo Testamento” es un término académico que se refiere a los libros que se supone fueron escritos por o que tratan sobre algunos personajes del Nuevo Testamento pero que no están en el canon del Nuevo Testamento de 27 libros de la mayoría de las iglesias. Como los apócrifos del Nuevo Testamento no son parte del canon de ningún grupo cristiano importante, son más parecidos a la pseudopígrafa que a los apócrifos del Antiguo Testamento.

La etiqueta Apócrifos del Nuevo Testamento se aplica principalmente a libros que se presentan como uno de los principales géneros de la literatura del Nuevo Testamento: evangelios, actos, letras y apocalipsis. Casi todos estos libros nunca fueron parte de ningún canon cristiano, aunque algunos de ellos aparecen en algunos códices bíblicos tempranos.

Muchos de estos libros fueron rechazados explícitamente por los padres de la iglesia debido a que no fueron escritos por los apóstoles, eran objetivamente incorrectos o porque, a menudo, expresaban opiniones heréticas o extremas que no se alineaban con el enseñanzas históricas de los apóstoles.

Los primeros textos cristianos conocidos como los Padres Apostólicos difieren de la pseudopígrafa del Antiguo Testamento y de los Apócrifos del Nuevo Testamento en que están de acuerdo con la tradición cristiana y fueron respetados por los padres de la iglesia.

Algunos de estos textos aparecieron en algunos códices bíblicos cristianos tempranos y en algunas listas del canon, pero finalmente no se incluyeron en el canon del Nuevo Testamento. Sin embargo, en este caso, la exclusión no fue por motivos de herejía, sino simplemente porque no fueron escritos por los apóstoles o en su época.

EL CANON CRISTIANO

Últimas entradas

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

En el caminar de un cristiano, enfrentar la realidad de los pecados es un desafío…

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

¿Qué necesita una iglesia para estar verdaderamente bien equipada? Descubriendo las Claves para la Preparación…

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo, es el Mediador entre Dios y la humanidad. Esta función mediadora es fundamental en…

¿Estás Dormido?

Yo sé, por triste experiencia, lo que es estar apaciblemente dormido con una paz falsa; por mucho tiempo yo estuve apaciblemente dormido y por mucho tiempo pensé que era cristiano; sin embargo, no sabía nada del Señor Jesucristo.

George Whitefield

Enlaces Rápidos

Enlaces útiles