TEOFANÍA [2 Cr. 7:12]

TEOFANÍA - YO SOY
Tabla de contenidos

¿Qué es una Teofanía?

TEOFANÍA (θεοφάνια, teofania). Una apariencia visible de Dios para los humanos.

Etimología

El término “teofanía” nunca aparece en la Biblia; se origina en la descripción de Heródoto del festival en Delfos, donde se exhibían estatuas de los dioses. 

Está formado por el compuesto griego θεός (theos, “dios”, “Dios”) y φαίνειν (phainein, “aparecer”), y describe una categoría de narrativa en la que Dios se aparece a los seres humanos. 

Aunque el término no se encuentra en el Antiguo Testamento, la forma pasiva de la raíz ראה (rh, “ver”) se acerca más a describir este término, ya que a menudo ocurre en el contexto de la teofanía, “aparecer” (p. Ej., Gn. 12:7; Nm. 16:19, 42; [MT 17:7]; 2 Cr. 7:12).

Teofanías del Antiguo Testamento

La teofanía toma formas variadas en el Antiguo Testamento, funcionando dentro de las narrativas como una demostración de la revelación divina, en la que la presencia de Dios se hace visible tanto para individuos como para grupos.

Contextos de la teofanía

En las narraciones patriarcales, las teofanías están marcadas por el anuncio de las promesas divinas y normalmente son seguidas por el patriarca erigiendo un altar para conmemorar el lugar donde se hizo la promesa (Gn. 12:1–8; 26:24–25; 28:12–19). En las teofanías del Sinaí, Dios manifiesta su presencia a Israel como nación, comenzando con Moisés en la montaña donde Él revela el nombre divino, Yahweh (Éx. 3ss), y más tarde donde Dios aparece a grupos como en el Sinaí (Éx. 19:16–25; comparar 16:10). Un ejemplo registrado es cuando los 70 ancianos de Israel, junto con Aarón, Nadab, Abiú y Josué, experimentan una visión de Dios (Éx. 24:9–18) que precede inmediatamente a las instrucciones para la construcción del tabernáculo (Éx. 25–40).

Dios también aparece para encargar a un profeta una tarea en particular (p. Ej., 1 Sa. 3:1–14; Is. 6:1–13; Jer. 1:1–19; Am. 7:15–17). Muchas de las apariciones de Dios fueron la fuente de la afirmación del profeta de hablar en nombre de Dios (p. Ej., 1 Re. 19:9–18; Am. 7:1–9; Jer. 1:11–19). Los profetas también experimentan sueños que incluyen la esperanza de que Dios aparecerá en el futuro para restaurar a Israel (Is. 35:2; 46:13; Jer. 24:4–7; Am. 9:13–15; Zac. 9:14).
El juicio constituye otro tema más de la teofanía (Nm. 12:9–10; Sal. 18:13–15; Is. 30:27). Las apariciones de Dios a veces se relacionan específicamente con el culto o la adoración (Gn. 28:10ss; Éx. 19; Lv. 9:4, 6; Sal. 63:2 [MT 3]; 84:7 [8];.

Lugares teofánicos

Dios aparece en manantiales (Gn. 16:7), ríos (Gn. 32:22–32 [MT 32:23–33]) y árboles (Gn. 12:6–7), pero las teofanías bíblicas ocurren con mayor frecuencia en las montañas. Las montañas conectaban el mundo terrenal con el inframundo, llegando hasta los cielos, un lugar donde se sabía que habitaban los dioses, uniendo así las tres esferas del universo conocidas por los pueblos del antiguo Cercano Oriente. Las dos montañas más importantes de Israel son el monte Sinaí y Monte Sion.

El Sinaí marca el lugar donde Dios revela su nombre, Yahweh, a Moisés desde una zarza ardiente (Éx. 3). Más tarde será el lugar donde Moisés traerá a los israelitas liberados cuando salieran de Egipto (Éx. 3:12). Más tarde aún, Dios se aparece a los israelitas y los invita a una relación de pacto donde lo representarán a las naciones Éx. 19:5–6). El Sinaí es el sitio donde Dios revela sus Diez Mandamientos y otras leyes morales y rituales que gobernarán la vida de Israel en el futuro (Éx. 20). Dios también se aparecerá a los israelitas en el Sinaí para confirmar su pacto con ellos (Éx. 24). En otro episodio, Moisés se refugia en un escondite en las rocas del Sinaí y observa la espalda de Dios (Éx. 33:18–23). Más tarde, Moisés escuchará a Dios pronunciar el nombre divino y los epítetos que lo caracterizan (Éx. 34:6–7). El Sinaí, también conocido como el monte Horeb, fue también el lugar donde Dios se apareció Elías el profeta (1 Re. 19; comparar con Éx. 33:18–23).

Fuera del Pentateuco, El monte Sión se convierte en el lugar preeminente de la auto-revelación de Dios. Sion era el nombre de una colina en la que se construyó la fortaleza jebusea de Jerusalén, que luego fue capturada por David (2 Sa. 5:7). Posteriormente, Sion fue equiparada con el nombre de Jerusalén, la ciudad de David (1 Re. 8:5; 1 Cr. 11:5). El Monte del Templo en el Monte Sión era conocido como la morada de Dios (Sal. 9:11 [MT 12]; 76:2 [3]; Joel 3:17 [MT 4:17]). Es en Sion donde Dios va a la guerra contra los enemigos de Israel (Sal. 18:6–19 [MT 7–20]; Joel 3:17–21), y donde ejecuta juicio tanto sobre Israel como sobre las naciones (Sal. 50:1–6; 97; Is. 2:10; Ez. 10:18). Los profetas también experimentan la presencia de Dios dentro de los confines de Sion (Is. 6:1–13; Ez. 1; Amós 1:2; Mic. 1:2–4; Sof. 1). Sion también marca el lugar al que Dios regresará después del exilio (Is. 52:7ss; Ez. 43:1–9; Joel 3:17).

Manifestaciones teofánicas

En el Antiguo Testamento, Dios aparece de varias formas, incluso como una fuerza de la naturaleza. Estas formas se manifiestan en tormentas, acompañadas de truenos y relámpagos (Éx. 19:16; 2 Sa. 22:12–16; Sal. 18:9–12 [MT 10–13]; Am. 1:2; Zac. 9:14). Estrechamente asociada con estas apariciones naturales está la manifestación de Dios en forma de fuego (Gn. 15:7; Éx. 3:2; 19:18; Dt. 1:33; Jue. 6:21; 2 Cr. 7:1; Neh. 9:12, 19) y fumar (Éx. 19:18; 2 Sa. 22:9; Sal. 18:18; Is. 4:5; 6:4). La presencia de Dios a veces va acompañada de cosas similares a la actividad volcánica (Éx. 19:18; Dt. 4:11; Sal. 97:5; 104:32; Nah. 1:5, 6) así como terremotos (Éx. 19:16–25; Sal. 68:7–8; Is. 29:5–6) y nubes (Éx. 13:21; 34:5; Nm. 9:15–22; Ez. 1:4).

Fuera de estas teofanías elementales, Dios también se representa en formas humanas. Adán y Eva escuchan el sonido de Dios entrando al Edén (Gn. 3:8), Abrahán es visitado por tres hombres en Mamre (Gn. 18:1–2), Jacob lucha con Dios cuando aparece como hombre (Gn. 32:24, 28), y Moisés ve la espalda de Dios (Éx. 33:18–23). El ángel del Señor, que transmite mensajes divinos (Gn. 16:7–12; 21:17–18; Nm. 22:32–35), a veces resulta ser Dios mismo (Gn. 18:16–17; Nm. 22:22–35; Jue. 6:11–23; 13:3–22; Zac. 3:1–2). Dios también aparece como un guerrero divino, llevando a Israel a la batalla (Éx. 15; Dt. 33:2; Sal. 24:8) y en ocasiones luchando contra Israel por su desobediencia (Is. 9:8–10:11 [MT 9:7–10 ]; Mi. 1).

Teofanías del Nuevo Testamento

Un ángel del Señor se le aparece a José en un sueño sobre el nacimiento de Jesús (Mateo 1:18–25). Dios también está presente en el bautismo de Jesús (Marcos 1:9–11). Uno de los episodios más significativos es cuando Jesús aparece en una montaña con una nube y un resplandor, conocida como su transfiguración (Marcos 9:1–8). Es aquí donde aparecen Moisés y Elías, ambos recordados como “hombres del Sinaí” con este episodio que recuerda las experiencias teofánicas de ambos Moisés (p. Ej., Éx. 24), así como de Elías (1 Re. 19:8–18; France, The Gospel of Mark, 348, 351–53).

En el libro de los Hechos, el lenguaje teofánico se usa para la ascensión de Jesús, donde Él, en una apariencia posterior a la resurrección, es llevado en una nube frente a sus discípulos (Hechos 1:6–11). Esteban recuerda las teofanías de Abraham (Hch. 7:2 s) y Moisés (Hch. 7:30ss) antes de experimentar su propia visión de Cristo resucitado y la gloria de Dios (Hch 7:55–56). El encuentro de Pablo con Cristo resucitado en el camino a Damasco también comparte gran parte del mismo lenguaje común en otras teofanías, al describir luz y una voz celestial Hechos 9:1–7; 26:12–18).

En las cartas paulinas, Pablo se refiere a la teofanía del Sinaí para resaltar la nueva libertad de los creyentes a través del Espíritu. Mientras que Moisés tuvo que usar un velo, para ocultar esencialmente la gloria de Dios a los israelitas, ese velo ahora se puede quitar en Cristo, transformando a los creyentes de un grado de gloria a otro (2 Co. 3:7–18; comparar con Éx. 33:18ss). En Filipenses y el llamado himno de Cristo (Fil. 2:5–11), Pablo describe la cruz como una teofanía en su encarnación y crucifixión. En otra parte, Pablo implica una teofanía cuando se refiere a Cristo como imagen de Dios, su encarnación como una revelación de Dios (2 Co. 4:4; comparar con Juan 1:1–18; Heb. 1:3).

El libro de Apocalipsis demuestra quizás las afinidades más externas de lo que se encuentra en el Antiguo Testamento con respecto a las teofanías. En una visión profética, Juan es testigo de que Dios está sentado en su trono (Ap. 4:2; Ap. 20:11), apareciendo como una piedra preciosa (Ap. 4:3; comparar con Ez. 1:26) y atendido por otros seres celestiales (Ap. 4:6–11; comparar con Is. 6:2; Ez. 1:15–18). Además, las teofanías de tormenta aparecen con frecuencia en la visión de Juan (Ap. 8:5; 11:13; comparar con Éx. 19:16–19). Quizás la teofanía más significativa en Apocalipsis llega al final de la séptima trompeta, donde el santuario de Dios se abre para revelar el Arca de la Alianza—símbolo de la manifestación de Dios—donde se encontraban las dos tablas del Decálogo (11:19; comparar con 2 Sa. 6:2; Sal. 80:1; 99:1).

Últimas entradas

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

En el caminar de un cristiano, enfrentar la realidad de los pecados es un desafío…

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

¿Qué necesita una iglesia para estar verdaderamente bien equipada? Descubriendo las Claves para la Preparación…

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo, es el Mediador entre Dios y la humanidad. Esta función mediadora es fundamental en…

¿Estás Dormido?

Yo sé, por triste experiencia, lo que es estar apaciblemente dormido con una paz falsa; por mucho tiempo yo estuve apaciblemente dormido y por mucho tiempo pensé que era cristiano; sin embargo, no sabía nada del Señor Jesucristo.

George Whitefield

Enlaces Rápidos

Enlaces útiles