LAS 36 PARÁBOLAS DEL NUEVO TESTAMENTO

LAS 36 PARÁBOLAS DEL NUEVO TESTAMENTO
Tabla de contenidos

¿Qué nos enseñan las 36 parábolas del Nuevo Testamento?

 

Una parábola es una historia corta que se utiliza para ilustrar una verdad o enseñanza moral o espiritual. La parábola generalmente utiliza ejemplos de la vida cotidiana para hacer una analogía con una verdad espiritual más profunda.

El propósito de una parábola es enseñar una lección de manera que sea fácilmente comprensible y memorable para el oyente. 

Las parábolas son un género literario común en muchas culturas y se utilizan especialmente en las enseñanzas de la Biblia.

Origen de las parábolas

El origen de las parábolas se remonta a la antigüedad y es difícil de precisar. Las parábolas son una forma de contar historias y transmitir enseñanzas que se ha utilizado en muchas culturas y religiones en todo el mundo.

El uso de parábolas en el Antiguo Testamento

En la cultura hebrea, las parábolas se remontan al Antiguo Testamento, donde se pueden encontrar ejemplos en los libros de Isaías, Jeremías y Ezequiel.

A diferencia del Nuevo Testamento, el uso de parábolas en el Antiguo Testamento es mucho menos frecuente y menos elaborado. Sin embargo, hay algunas historias en el Antiguo Testamento que tienen características similares a las parábolas, como, por ejemplo:

La parábola de la oveja perdida en Ezequiel 34:11-16

La parábola de la viña en Isaías 5:1-7

La parábola de los árboles que buscan un rey en Jueces 9:8-15

La parábola de la esposa infiel en Oseas 1-3.

La historia de Nabot en 1 Reyes 21, que utiliza la imagen de una viña para ilustrar la codicia y la injusticia.

Además, en el libro de Proverbios se encuentran varias alegorías que pueden considerarse como parábolas.

Por ejemplo, en Proverbios 1:20-33 se encuentra la alegoría de la Sabiduría, que busca enseñar la importancia de escuchar y seguir la sabiduría divina.

Otra alegoría se encuentra en Proverbios 31:10-31, que describe a la mujer virtuosa como un modelo de sabiduría y virtud.

En general, podemos decir que el género literario de la parábola en el Antiguo Testamento se caracteriza por el uso de historias, alegorías y metáforas para enseñar lecciones morales y espirituales. Estas historias suelen utilizar elementos cotidianos para hacer una comparación con aspectos más profundos y abstractos de la vida espiritual.

Aunque el término «parábola» no se utiliza en el Antiguo Testamento de manera explícita, las historias y alegorías que encontramos en él tienen un gran valor y siguen siendo relevantes para los creyentes de hoy en día.

Es importante tener en cuenta que el término «parábola» no se usa explícitamente en el Antiguo Testamento para referirse a estas historias, pero comparten algunas similitudes con las parábolas del Nuevo Testamento.

Jesús utilizó las parábolas

En el contexto del cristianismo, Jesús de Nazaret es conocido por haber utilizado parábolas como una forma de enseñanza durante su ministerio en la Tierra. En los evangelios del Nuevo Testamento, se registran numerosas parábolas que Jesús utilizó para ilustrar verdades espirituales y morales. Las parábolas de Jesús se convirtieron en una parte integral de su enseñanza y tienen una gran importancia en la tradición cristiana.

La popularidad de las parábolas en la cultura occidental se debe en gran parte a la influencia del cristianismo, pero también han sido utilizadas en otras religiones y culturas a lo largo de la historia. 

Por ejemplo, en la India se encuentran las parábolas del Buda, mientras que en la tradición islámica se utilizan historias y alegorías para transmitir enseñanzas religiosas.

En resumen, las parábolas tienen un origen diverso y se han utilizado en muchas culturas a lo largo de la historia como una forma efectiva de enseñanza y transmisión de valores.

Propósito principal de las parábolas

El propósito principal de las parábolas es enseñar verdades espirituales y morales de manera efectiva y memorable. Las parábolas se utilizan para transmitir enseñanzas y principios de una manera que sea fácil de entender y recordar.

A menudo, las verdades que se enseñan a través de las parábolas son difíciles de comprender con palabras y conceptos abstractos, por lo que las historias y las imágenes vívidas que se presentan en las parábolas pueden ayudar a ilustrar y explicar estos principios de una manera más clara y accesible.

Además, las parábolas también se utilizan para invitar a la reflexión y la introspección. A menudo, las historias presentadas en las parábolas tienen un final sorprendente o inesperado que lleva al oyente a cuestionar sus propias actitudes, comportamientos y creencias. De esta manera, las parábolas pueden ser un instrumento poderoso para el crecimiento espiritual y la transformación personal.

Otro propósito de las parábolas

Otro propósito de las parábolas es el de ocultar verdades de aquellos que no están dispuestos a escuchar o entender.

Jesús de Nazaret, por ejemplo, a menudo utilizaba parábolas para hablar a aquellos que tenían oídos para oír, pero también para ocultar el significado a aquellos que eran insensibles o críticos a su mensaje. De esta manera, las parábolas pueden servir para separar a aquellos que buscan la verdad de aquellos que no lo hacen.

Un ejemplo se encuentra en Mateo 13:10-17, donde los discípulos preguntaron a Jesús por qué hablaba en parábolas al público.

Jesús explicó que a aquellos que no estaban dispuestos a escuchar y entender, se les ocultaría la verdad, pero a aquellos que sí estaban dispuestos, se les revelaría.

En otras palabras, las parábolas actúan como un filtro, separando a aquellos que buscan la verdad de aquellos que no lo hacen.

Otro ejemplo se encuentra en la parábola del sembrador (Mateo 13:1-23), donde Jesús explica que el significado detrás de la parábola se les revela a aquellos que tienen oídos para oír y corazones para entender.

Los que no tienen oídos para oír, no comprenden la verdad detrás de la parábola y se les deja en la oscuridad.

Por lo tanto, las parábolas no solo tienen el propósito de enseñar verdades a aquellos que están dispuestos a escuchar, sino también de ocultar verdades de aquellos que no están dispuestos a hacerlo.

Este uso de las parábolas puede considerarse como una forma de juicio divino, donde aquellos que son receptivos a la verdad son recompensados con más sabiduría, mientras que aquellos que son resistentes son castigados o disciplinados con la ignorancia.

Clasificación de las parábolas

Las parábolas se pueden clasificar de diferentes maneras, según el criterio que se utilice para hacerlo. Algunas de las clasificaciones más comunes son:

Por su origen.

Se pueden clasificar en parábolas del Antiguo Testamento y parábolas del Nuevo Testamento. Las parábolas del Antiguo Testamento se encuentran principalmente en los libros de los profetas, mientras que las del Nuevo Testamento son atribuidas principalmente a Jesús de Nazaret.

Por su temática.

Las parábolas pueden ser clasificadas por el tema que abordan, como, por ejemplo: el reino de Dios, la misericordia, la justicia, la humildad, la fe, la oración, entre otros.

Por su estructura.

Algunas parábolas pueden ser clasificadas según su estructura narrativa, como, por ejemplo: la parábola de la oveja perdida, la parábola de la moneda perdida y la parábola del hijo pródigo, que siguen una estructura similar de introducción, pérdida, búsqueda y encuentro.

Por su destinatario.

Las parábolas también pueden ser clasificadas según su audiencia. Por ejemplo, algunas parábolas se dirigen a los fariseos y líderes religiosos de la época, mientras que otras se dirigen a los discípulos y seguidores de Jesús.

Ubicación de las parábolas

Las parábolas se encuentran principalmente en el Nuevo Testamento de la Biblia; en los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y, en menor medida, en el de Juan. De hecho, se estima que hay alrededor de 40 parábolas en los evangelios canónicos.

Las parábolas suelen estar ubicadas en contextos narrativos más amplios, y a menudo se presentan como parte de los discursos y enseñanzas de Jesús a sus discípulos y a las multitudes que lo seguían.

Las parábolas en las epístolas de Pablo y en el libro de hebreos.

Las parábolas también pueden encontrarse en otras secciones del Nuevo Testamento, como en las epístolas de Pablo y en el libro de hebreos.

Aunque no son tan comunes en las epístolas de Pablo como lo son en los evangelios, hay algunas parábolas o ilustraciones que se encuentran en las cartas de Pablo.

Algunos ejemplos incluyen:

La parábola de la carrera (1 Corintios 9:24-27)

– Pablo compara la vida cristiana con una carrera que requiere entrenamiento y esfuerzo para ganar.

La parábola del sembrador (2 Corintios 9:6-11)

– Pablo usa la imagen de un sembrador para ilustrar el acto de dar y sembrar en la vida cristiana.

La parábola del atleta (2 Timoteo 2:5)

– Pablo compara la vida cristiana con la carrera de un atleta que debe seguir las reglas para ganar el premio.

En el libro de hebreos, encontramos varias parábolas e ilustraciones que se utilizan para explicar la relación entre la ley mosaica y la gracia de Cristo, así como la importancia de la fe y la perseverancia en la vida cristiana.

Algunos ejemplos incluyen:

La parábola del descanso (hebreos 3:7-4:11)

– El autor compara el descanso que se les ofreció a los israelitas en la Tierra Prometida con el descanso que se ofrece a los cristianos en Cristo.

La parábola del sacrificio (hebreos 9:11-15)

– El autor utiliza la imagen del sumo sacerdote que ofrece sacrificios en el templo para explicar cómo Cristo se ofreció a sí mismo como sacrificio para el perdón de los pecados.

Estos son solo algunos ejemplos de parábolas e ilustraciones que se encuentran en las epístolas de Pablo y en el libro de hebreos. Cada una de ellas tiene un propósito específico para enseñar verdades espirituales importantes de una manera clara y memorable.

Es importante tener en cuenta que no todas las enseñanzas de Jesús son parábolas, y que no todas las parábolas tienen el mismo propósito o mensaje. Por lo tanto, es fundamental leer las parábolas en su contexto bíblico más amplio para poder comprenderlas adecuadamente y aplicar sus enseñanzas a nuestras vidas.

Las enseñanzas de Jesús en el Nuevo Testamento.

Las enseñanzas de Jesús en el Nuevo Testamento están repletas de parábolas que transmiten la verdad de una manera fácilmente comprensible para todos. Estas historias ilustran importantes lecciones y valores que son relevantes incluso hoy en día.

En este artículo, exploraremos las 36 parábolas del Nuevo Testamento y lo que podemos aprender de ellas. Además, recomendaremos algunas páginas web donde se pueden descargar libros cristianos pdf para profundizar en el estudio de la Biblia.

Las parábolas son importantes por varias razones.

Enseñan verdades espirituales de una manera accesible.

las parábolas usan historias y ejemplos de la vida cotidiana para enseñar verdades espirituales de una manera accesible y comprensible. Esto es especialmente importante en una cultura oral como la que existía en la época de Jesús, donde la enseñanza se transmitía principalmente de forma verbal.

Ayudan a la memoria.

las parábolas son fáciles de recordar debido a su forma narrativa y su uso de imágenes visuales, lo que las hace ideales para ser compartidas y recordadas por generaciones posteriores.

Desafían la mentalidad convencional.

las parábolas a menudo desafían la mentalidad convencional y las expectativas de la sociedad de la época, lo que ayuda a los oyentes a reflexionar sobre sus propias creencias y actitudes.

Muestran la verdad de Dios.

las parábolas revelan la verdad de Dios de una manera que va más allá de la enseñanza académica o teórica. Las historias y los ejemplos de la vida cotidiana pueden ayudar a los oyentes a entender la verdad espiritual de una manera más profunda y significativa.

Invitan a la reflexión y la acción.

las parábolas a menudo dejan abiertas preguntas o desafíos para el oyente, lo que les invita a reflexionar sobre su propia vida y a tomar medidas para seguir la voluntad de Dios.

En resumen, las parábolas son importantes porque son una forma efectiva de enseñar verdades espirituales de una manera accesible y memorable, desafían la mentalidad convencional, muestran la verdad de Dios, invitan a la reflexión y la acción, y son una herramienta valiosa para compartir la verdad de Dios con los demás.

 

Las 36 parábolas del nuevo testamento.

  1. La oveja perdida (Mateo 18:12-14; Lucas 15:3-7)
  2. La moneda perdida (Lucas 15:8-10)
  3. El hijo pródigo (Lucas 15:11-32)
  4. El buen samaritano (Lucas 10:25-37)
  5. El amigo a medianoche (Lucas 11:5-13)
  6. La gran cena (Lucas 14:15-24)
  7. La torre inacabada (Lucas 14:28-33)
  8. Las ovejas y las cabras (Mateo 25:31-46)
  9. La semilla que crece sola (Marcos 4:26-29)
  10. El sembrador (Marcos 4:3-9,13-20; Mateo 13:3-9,18-23; Lucas 8:4-8,11-15)
  11. La cizaña (Mateo 13:24-30,36-43)
  12. El grano de mostaza (Marcos 4:30-32; Mateo 13:31-32; Lucas 13:18-19)
  13. La levadura (Mateo 13:33)
  14. El tesoro escondido (Mateo 13:44)
  15. La perla de gran precio (Mateo 13:45-46)
  16. La red (Mateo 13:47-50)
  17. El siervo despiadado (Mateo 18:23-35)
  18. Los obreros de la viña (Mateo 20:1-16)
  19. Los dos hijos (Mateo 21:28-32)
  20. El propietario malvado (Mateo 21:33-41; Marcos 12:1-9; Lucas 20:9-16)
  21. La invitación a la boda (Mateo 22:1-14)
  22. El rey que va a la guerra (Lucas 14:31-33)
  23. Los invitados a la boda (Lucas 14:7-14)
  24. El siervo fiel y el infiel (Lucas 12:41-48)
  25. Los talentos (Mateo 25:14-30)
  26. Los dos deudores (Lucas 7:41-43)
  27. El fariseo y el publicano (Lucas 18:9-14)
  28. El rico y Lázaro (Lucas 16:19-31)
  29. El juez injusto (Lucas 18:1-8)
  30. Los diez talentos (Lucas 19:11-27)
  31. El siervo vigilante (Lucas 12:35-38)
  32. El arrendatario infiel (Marcos 12:1-12; Mateo 21:33-46; Lucas 20:9-19)
  33. El granjero rico (Lucas 12:16-21)
  34. El gran banquete (Mateo 22:1-14; Lucas 14:15-24)
  35. El siervo inútil (Lucas 17:7-10)
  36. La higuera estéril (Lucas 13:6-9)
PORTADA LIBRO PDF LAS 36 PARÁBOLAS DEL NUEVO TESTAMENTO

Descarga gratis: Libro en PDF con las 36 parábolas del Nuevo Testamento

Aprende las enseñanzas de Jesús a través de estas 36 poderosas parábolas. Descarga el libro en PDF y profundiza en su significado y mensaje para tu vida.


Descargar

 

Estas parábolas cubren una amplia variedad de temas, desde la misericordia y el perdón hasta la responsabilidad y la preparación para el juicio final. A través de ellas, Jesús nos muestra cómo podemos vivir nuestras vidas con justicia y bondad, y cómo podemos encontrar la salvación y la vida eterna.

Significado de cada parábola.

La parábola del sembrador (Mateo 13:3-9, Marcos 4:3-9, Lucas 8:5-8)

– Jesús habla de cómo una semilla puede crecer y producir frutos cuando cae en buena tierra. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de escuchar y aceptar la Palabra de Dios en nuestros corazones.

La parábola de la cizaña (Mateo 13:24-30, 36-43)

– Jesús compara el crecimiento del trigo y la cizaña en un campo. Esta parábola nos enseña sobre la existencia del mal en el mundo y la importancia de esperar el juicio final de Dios.

La parábola de la semilla de mostaza (Mateo 13:31-32, Marcos 4:30-32, Lucas 13:18-19)

– Jesús compara la fe con una semilla de mostaza que crece y se convierte en un árbol grande. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de la fe y su capacidad para crecer y fortalecerse con el tiempo.

La parábola de la levadura (Mateo 13:33)

– Jesús compara el reino de los cielos con la levadura que hace crecer la masa de pan. Esta parábola nos enseña sobre la capacidad de la fe para transformar y cambiar el mundo.

La parábola del tesoro escondido (Mateo 13:44)

– Jesús compara el reino de los cielos con un tesoro escondido en un campo. Esta parábola nos enseña sobre el valor incalculable de la vida eterna y cómo debemos buscarla con diligencia.

La parábola de la perla de gran valor (Mateo 13:45-46)

– Jesús compara el reino de los cielos con una perla de gran valor que un hombre encuentra y vende todo lo que tiene para comprarla. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de buscar la vida eterna y estar dispuestos a hacer sacrificios para obtenerla.

La parábola de la red (Mateo 13:47-50)

– Jesús compara el juicio final con una red que se arroja al mar y recoge peces buenos y malos. Esta parábola nos enseña sobre la responsabilidad de cada uno de nosotros para aceptar la salvación y evitar la condenación.

La parábola del deudor sin compasión (Mateo 18:23-35)

– Jesús cuenta la historia de un hombre que no perdonó a un deudor, a pesar de que él mismo había sido perdonado. Esta parábola nos enseña sobre la importancia del perdón y cómo debemos perdonar a los demás, ya que Dios nos ha perdonado a nosotros.

La parábola de los dos hijos (Mateo 21:28-32)

– Jesús cuenta la historia de un padre que pide a sus dos hijos que vayan a trabajar en el campo, y cómo uno de ellos inicialmente se niega, pero luego cambia de opinión. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de la obediencia y cómo debemos estar dispuestos a arrepentirnos y cambiar nuestra actitud hacia Dios.

La parábola de los labradores malvados

(Mateo 21:33-46, Marcos 12:1-12, Lucas 20:9-19) – Jesús cuenta la historia de unos labradores que matan a los siervos y al hijo del dueño de una viña, y cómo finalmente el dueño de la viña los castiga. Esta parábola nos enseña sobre la responsabilidad de los líderes religiosos de reconocer a Jesús como el Hijo de Dios y seguir sus enseñanzas.

La parábola de la oveja perdida (Mateo 18:12-14, Lucas 15:3-7)

– Jesús cuenta la historia de un pastor que deja su rebaño de 99 ovejas para buscar a la única que se perdió. Esta parábola nos enseña sobre la importancia que Dios da a cada uno de nosotros y su deseo de salvarnos y traernos de vuelta a su redil.

La parábola de la moneda perdida (Lucas 15:8-10)

– Jesús cuenta la historia de una mujer que pierde una moneda y la busca diligentemente hasta encontrarla. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de buscar la salvación y el valor incalculable que Dios da a cada uno de nosotros.

La parábola del hijo pródigo (Lucas 15:11-32)

– Jesús cuenta la historia de un hijo que se aleja de su padre y desperdicia su herencia en una vida de pecado, pero finalmente se arrepiente y regresa a casa, donde su padre lo recibe con amor y perdón. Esta parábola nos enseña sobre el amor incondicional de Dios y su disposición a perdonar a aquellos que se arrepienten de sus pecados.

La parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13)

– Jesús cuenta la historia de diez vírgenes que esperan la llegada del esposo, pero solo cinco de ellas estaban preparadas con suficiente aceite para sus lámparas. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de estar preparados para la llegada del Señor y cómo debemos vivir nuestras vidas en anticipación de su venida.

La parábola de los talentos (Mateo 25:14-30)

– Jesús cuenta la historia de un hombre que confía su dinero a tres siervos y cómo cada uno de ellos lo invierte de manera diferente. Esta parábola nos enseña sobre la responsabilidad que tenemos de usar nuestros dones y talentos para servir a Dios y hacer crecer su reino.

La parábola de la gran cena (Lucas 14:15-24)

– Jesús cuenta la historia de un hombre que invita a muchos a su cena, pero todos ellos hacen excusas para no asistir. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de aceptar la invitación de Dios a su reino y cómo debemos estar dispuestos a dejar todo lo que nos impide seguirlo.

La parábola del buen samaritano (Lucas 10:25-37)

– Jesús cuenta la historia de un hombre que es asaltado y abandonado en el camino, y cómo un samaritano, a pesar de las diferencias culturales y religiosas, muestra compasión y lo ayuda. Esta parábola nos enseña sobre el amor al prójimo y la importancia de ayudar a los necesitados sin importar quiénes sean.

La parábola de los fariseos y el publicano (Lucas 18:9-14)

– Jesús cuenta la historia de dos hombres que van al templo a orar, uno un fariseo y el otro un recaudador de impuestos. El fariseo se enorgullece de su justicia, mientras que el recaudador de impuestos pide misericordia y perdón. Esta parábola nos enseña sobre la humildad y la importancia de reconocer nuestra necesidad de la gracia de Dios.

La parábola del juez injusto (Lucas 18:1-8)

– Jesús cuenta la historia de una viuda que busca justicia de un juez injusto y cómo finalmente la consigue por su perseverancia. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de orar con perseverancia y confianza en la justicia de Dios.

La parábola de los invitados a la boda (Mateo 22:1-14)

– Jesús cuenta la historia de un rey que invita a muchos a la boda de su hijo, pero muchos no quieren ir. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de aceptar la invitación de Dios a su reino y cómo debemos estar dispuestos a dejar todo lo que nos impide seguirlo.

La parábola de la higuera estéril (Lucas 13:6-9)

– Jesús cuenta la historia de una higuera que no produce fruto y cómo el dueño de la viña quiere cortarla, pero el jardinero pide tiempo para fertilizarla y ver si produce fruto. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de producir fruto en nuestras vidas y cómo debemos estar dispuestos a ser podados por Dios para dar más fruto.

La parábola del granero lleno de tesoros (Mateo 13:44-46)

– Jesús cuenta la historia de un hombre que encuentra un tesoro escondido en un campo y vende todo lo que tiene para comprar el campo. También cuenta la historia de un mercader que encuentra una perla de gran valor y vende todo lo que tiene para comprarla. Estas parábolas nos enseñan sobre la importancia de valorar el reino de Dios por encima de todas las cosas terrenales.

La parábola del juez y la viuda (Lucas 18:1-8)

– Jesús cuenta la historia de una viuda que busca justicia de un juez injusto y cómo finalmente la consigue por su perseverancia. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de orar con perseverancia y confianza en la justicia de Dios.

La parábola del buen pastor (Juan 10:1-18)

– Jesús cuenta la historia de un pastor que cuida a sus ovejas y las defiende de los lobos. Esta parábola nos enseña sobre el cuidado y la protección que Dios tiene por nosotros y cómo debemos seguir su voz para estar seguros.

La parábola de la semilla de mostaza (Mateo 13:31)

– Jesús compara el reino de Dios con una semilla de mostaza, que es la más pequeña de todas las semillas, pero crece y se convierte en un árbol grande. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de tener fe en la capacidad de Dios para hacer grandes cosas con pequeñas semillas de fe.

La parábola de los obreros de la viña (Mateo 20:1-16)

– Jesús cuenta la historia de un dueño de la viña que contrata a trabajadores en diferentes horas del día y les paga a todos lo mismo al final del día. Esta parábola nos enseña sobre la justicia y la gracia de Dios, y cómo su generosidad no depende de cuánto tiempo o esfuerzo ponemos en su servicio.

La parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13)

– Jesús cuenta la historia de diez vírgenes que esperan la llegada del novio para la boda, pero solo cinco de ellas están preparadas con suficiente aceite para sus lámparas. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de estar preparados para la segunda venida de Cristo y cómo no podemos depender de la preparación de otros.

La parábola del siervo despiadado (Mateo 18:21-35)

– Jesús cuenta la historia de un siervo que debe una gran deuda a su señor, pero recibe el perdón. Luego, ese mismo siervo se niega a perdonar a otro siervo que le debe dinero. Esta parábola nos enseña sobre la importancia del perdón y cómo debemos perdonar a otros porque Dios nos ha perdonado mucho más.

La parábola de los talentos (Mateo 25:14-30)

– Jesús cuenta la historia de un hombre que da diferentes cantidades de talentos a sus siervos y los recompensa por su fidelidad al invertirlos sabiamente. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de usar los dones y talentos que Dios nos ha dado para su gloria y cómo debemos ser fieles en la administración de lo que nos ha confiado.

La parábola de la oveja perdida (Lucas 15:1-7)

– Jesús cuenta la historia de un pastor que deja su rebaño para buscar una oveja perdida y cómo se alegra cuando la encuentra. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de la búsqueda y el cuidado de las almas perdidas y cómo debemos estar dispuestos a ir tras ellas como hizo Jesús.

La parábola del hijo pródigo (Lucas 15:11-32)

– Jesús cuenta la historia de un hijo que pide su parte de la herencia y la malgasta en una vida de excesos, pero finalmente regresa arrepentido a su padre, que lo recibe con amor. Esta parábola nos enseña sobre la importancia del arrepentimiento y la misericordia de Dios, y cómo siempre podemos regresar a él sin importar cuánto hayamos pecado.

La parábola del buen samaritano (Lucas 10:25-37)

– Jesús cuenta la historia de un hombre que es asaltado y dejado herido en el camino, pero es un samaritano quien muestra compasión y cuidado por él, a pesar de las diferencias culturales y religiosas. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de amar a nuestro prójimo y mostrar misericordia y compasión a todos los que necesitan ayuda.

La parábola del juez injusto (Lucas 18:1-8)

– Jesús cuenta la historia de una viuda que busca justicia ante un juez injusto, quien finalmente responde a su persistencia. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de la oración persistente y la fe en la justicia de Dios, a pesar de las circunstancias injustas que puedan rodearnos.

La parábola del fariseo y el publicano (Lucas 18:9-14)

– Jesús cuenta la historia de un fariseo y un publicano que van al templo a orar, y cómo el publicano es el que sale justificado ante Dios. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de la humildad y la confianza en la gracia de Dios, y cómo nuestra justificación no depende de nuestras buenas obras, sino de nuestra fe en Cristo.

La parábola de la higuera estéril (Lucas 13:6-9)

– Jesús cuenta la historia de una higuera que no da fruto y cómo el dueño de la viña decide cortarla. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de la productividad y la responsabilidad en nuestra vida cristiana, y cómo debemos dar fruto para la gloria de Dios.

La parábola del banquete de bodas (Mateo 22:1-14)

– Jesús cuenta la historia de un rey que prepara un banquete de bodas para su hijo, pero los invitados rechazan la invitación. Entonces el rey invita a cualquier persona de la calle, pero uno de ellos no tiene ropa adecuada para el banquete y es expulsado. Esta parábola nos enseña sobre la importancia de aceptar la invitación de Dios al reino de los cielos, y cómo debemos estar preparados y vestidos adecuadamente para la ocasión.

Conclusión.

Estas 36 parábolas del Nuevo Testamento nos enseñan sobre la verdad de Dios y su amor por nosotros. A través de estas historias, Jesús nos muestra cómo debemos vivir nuestras vidas y cómo podemos compartir la verdad de Dios con los demás.

A medida que estudiamos estas parábolas y las aplicamos a nuestra vida, podemos crecer en nuestra fe y llevar la luz de Cristo al mundo.

Para profundizar aún más en estas enseñanzas, podemos consultar los libros cristianos PDF y otros recursos disponibles en nuestra web para profundizar en nuestra comprensión de la Palabra de Dios.

Últimas entradas

La Lucha Contra El Pecado Y Las Tentaciones: 7 Claves

La Lucha Contra El Pecado Y Las Tentaciones: 7 Claves

¿Te sientes exhausto por la batalla constante contra el pecado y las tentaciones? ¿Buscas renovación…

Fundamentos de la Teología Sistemática [2024]

Fundamentos de la Teología Sistemática [2024]

¿Alguna vez te has preguntado qué es la teología sistemática y cuál es su propósito…

9 Profecías Clave en Isaías 14-23

9 Profecías Clave en Isaías 14-23

¿Qué es una profecía según la Biblia? Profecías: Comunicación de un mensaje divino a través…

¿Estás Dormido?

Yo sé, por triste experiencia, lo que es estar apaciblemente dormido con una paz falsa; por mucho tiempo yo estuve apaciblemente dormido y por mucho tiempo pensé que era cristiano; sin embargo, no sabía nada del Señor Jesucristo.

George Whitefield

Enlaces Rápidos

Enlaces útiles