LA BIBLIA HEBREA [2022]

LA BIBLIA HEBREA
Tabla de contenidos

¿Cuál es la Biblia hebrea?

La Biblia hebrea tiene un interés especial para el estudiante evangélico por estar tan estrechamente relacionada con nuestra Biblia, y por ser la fuente de nuestro AT. Un estudio de las características principales de la Biblia hebrea, y una comparación con nuestro AT, son de valor.

Idiomas de la Biblia hebrea

Los escritores del AT hablaban y escribían en el antiguo hebreo, que fue el idioma de su país por la mayor parte de su historia. Durante la cautividad babilónica hablaron el idioma arameo, o caldeo, y escribieron algunas porciones de la Biblia en este idioma. El hebreo y el arameo eran dialectos de la misma familia de lenguas, asemejándose más o menos como se asemejan el español y el italiano.
Las porciones del AT que aparecen en el arameo son: Dan. 2:4–7:28; Esd. 4:8–6:18; 7:12–26; Jer. 10:11. Algunos de estos pasajes son cartas y documentos oficiales. Evidentemente fue el propósito de los autores conservar el texto literal del documento.

Algunos intérpretes creen que las porciones de Daniel y algunos de los otros pasajes escritos en arameo fueron agregados en una época posterior a la época en que la parte en hebreo fue escrita, cuando ya no se hablaba el antiguo hebreo excepto en los círculos académicos de las clases sacerdotales y los dirigentes religiosos del pueblo, época en que el pueblo común hablaba y entendía sólo el arameo. Quizás la mejor explicación es que estos libros tuvieron su origen en una época cuando el pueblo era bilingüe, cuando se entendía el arameo tan bien como el hebreo, y no importaba en cuál de los dos idiomas se escribía, así que se cambiaba de uno a otro en el mismo libro.

Peculiaridades de la escritura hebrea

La Biblia hebrea tiene algunas peculiaridades que no se hallan en la nuestra.
En primer lugar, el idioma hebreo se escribía de derecha a izquierda. La enumeración de las páginas también era en sentido inverso a la nuestra: al tomar una Biblia hebrea para leerla, se empieza con la página que en nuestra Biblia sería la última, siendo la primera página en la nuestra la que correspondería con la última en la hebrea.
También el antiguo idioma hebreo carecía de vocales escritas (como otros dialectos semíticos), siendo éstas pronunciadas pero no escritas. Sólo muchos siglos después de Jesucristo fueron agregadas las vocales escritas, en una época cuando había comenzado a ser un idioma muerto y los rabinos temían que se olvidara la pronunciación.

Divisiones de la Biblia hebrea

En la Biblia hebrea hay tres divisiones, la Ley (torah), los Profetas (neviim), y los Escritos (kethuvim), o sea, los Hagiógrafos.
Sigue el orden de los libros en la Biblia en hebreo de acuerdo con esta triple división:
a. La Ley: Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio.
b. Los Profetas.
(1) Los Profetas Anteriores: Josué, Jueces, Samuel, Reyes.
(2) Los Profetas Posteriores: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Haggeo, Zacarías, Malaquías.
c. Los Escritos: Salmos, Proverbios, Job, Cantares, Rut, Lamentaciones, Eclesiastés, Ester, Daniel, Esdras, Nehemías, Crónicas.

Según esta clasificación, el último libro que aparece en la Biblia hebrea es el de Crónicas.
Los hebreos hacían varias combinaciones de libros, ya que algunos eran muy cortos para formar un solo rollo. Combinaban en un rollo los doce libros proféticos que nosotros denominamos Profetas Menores. Combinaban Esdras con Nehemías, haciendo un rollo. Combinaban en un rollo los libros que en nuestra Biblia figuran como libros dobles, haciendo así un rollo de los libros de Reyes, uno de los libros de Samuel, y uno de los libros de Crónicas.
Con las combinaciones de libros que hacían los hebreos, se reducía el número de rollos, o libros de la Biblia hebrea, a veinticuatro, un número sagrado para los judíos. También se agregaban, a veces, el libro de Rut a Jueces y el de Lamentaciones a Jeremías, reduciendo el número de libros a veintidós, otro número sagrado hebreo, por ser éste el número de letras en el alfabeto del idioma hebreo.

Comparación con las divisiones en nuestra Biblia

Las divisiones en nuestro AT están bien marcadas, y se diferencian en algo de la Biblia hebrea:
a. Ley: Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio.
b. Historia: Josué, Jueces, Rut, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes, 1 y 2 Crónicas, Esdras, Nehemías, Ester.
c. Poesía: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, el Cantar de los Cantares.
d. Profetas.
(1) Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel.
(2) Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Haggeo, Zacarías, Malaquías.

Una comparación de estas listas mostrará que las diferencias entre el orden de libros, y su clasificación, en la Biblia hebrea y la nuestra, consiste principalmente en lo siguiente: (1) El arreglo en tres divisiones en la Biblia hebrea en vez de cuatro. (2) La división de los Profetas en dos partes en la Biblia hebrea, que constan de Profetas Anteriores y Profetas Posteriores, tomando los libros históricos de Josué, Jueces, Samuel, y Reyes como libros proféticos. (3) La clasificación de Daniel entre los Escritos, en vez de entre los Profetas, como nosotros solemos clasificarlo. Esto nos puede parecer extraño, así como la clasificación entre los Escritos de libros poéticos (Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantares), y también de ciertos libros que nosotros llamamos historia, como Rut, Ester, Esdras, Nehemías, y Crónicas. Pero tiene una explicación histórica, como expondré.

División triple de la Biblia hebrea y su significado

La triple división en la Biblia hebrea probablemente representa tres etapas en la canonización de los libros sagrados de los judíos. La primera Biblia de los antiguos hebreos habría sido la Ley, o sea, el Pentateuco. La segunda división, los Profetas, representa un segundo ciclo en la formación del canon judío. Los libros que están en el tercer grupo serían aquéllos que fueron recibidos últimamente en el canon como libros inspirados y canónicos, y representan la tercera etapa en la formación de la Biblia hebrea, los Escritos.

Una cuarta etapa en el desarrollo de la literatura hebrea podría ser aquellos libros apócrifos, escritos en griego, que tuvieron su origen en el período griego de la historia judía, y que llegaron a ser incluídos en el canon denominado canon alejandrino, ilustrado, en general, en la Septuaginta. Estos libros fueron aceptados como inspirados, entre los judíos de habla griega que vivían fuera de Palestina, pero nunca llegaron a ser aceptados como canónicos por los hebreos de Palestina. De la Septuaginta pasaron algunos de estos libros griegos a la Vulgata, y así a la lista oficial de la Iglesia Católica.

LA BIBLIA HEBREA

Últimas entradas

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

En el caminar de un cristiano, enfrentar la realidad de los pecados es un desafío…

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

¿Qué necesita una iglesia para estar verdaderamente bien equipada? Descubriendo las Claves para la Preparación…

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo, es el Mediador entre Dios y la humanidad. Esta función mediadora es fundamental en…

¿Estás Dormido?

Yo sé, por triste experiencia, lo que es estar apaciblemente dormido con una paz falsa; por mucho tiempo yo estuve apaciblemente dormido y por mucho tiempo pensé que era cristiano; sin embargo, no sabía nada del Señor Jesucristo.

George Whitefield

Enlaces Rápidos

Enlaces útiles