ANÁS Y CAIFÁS [Luc 3:2]

ANÁS Y CAIFÁS
Tabla de contenidos

¿Quiénes fueron Anás y Caifás?

Anás y Caifás. Anás (Luc 3:2; Juan 18:13, 15, 24; Hech 4:6) y Caifás (Mat 26:3, 57; Luc 3:2; Juan 11:49; 18:13–14, 24, 28; Hech 4:6)

fueron figuras religiosas importantes en la Judea de principios del siglo primero. Aparecen juntos en Luc 3:2; Juan 18; Hech 4:6. Cirenio, el nuncio sirio, nombró sumo sacerdote a Anás en el año 6 d.C. Privó así de ese cargo a Joazar que había sido nominado por el pueblo.

Anás se desempeñó como sumo sacerdote hasta el 15 d.C. En ese año, Valerio Grato, el recientemente nombrado prefecto de Judea (15–26 d.C.), lo sustituyó por Ismael, hijo de Fabi. Caifás, llamado también José, era yerno de Anás (comparar Juan 18:13). En el año 18 d.C., Valerio Grato lo nombró sumo sacerdote. Caifás se desempeñó como sumo sacerdote hasta el 36 d.C. Llegado a ese punto, el nuncio sirio Vitelio lo reemplazó por Jonatán, hijo de Anás. Esto ocurrió después que Pilato fuera obligado a regresar a Roma a causa de la violencia contra los sirios.

ANÁS (Gr. Hánnas)

El sumo sacerdote designado por Quirinio, gobernador de Siria, que sirvió 6–15 d.C. Cinco de sus hijos y su yerno Caifás se convirtieron en sumos sacerdotes. Aunque el arresto, proceso judicial y ejecución de Jesús ocurrieron durante el sacerdocio de Caifás, Anás es designado como sumo sacerdote en Lucas 3:2 (junto con Caifás); Hechos 4:6 (sin Caifás). En Juan 18:13–14 Caifás es claramente identificado como el sumo sacerdote en ejercicio; sin embargo, el registro da a entender que Anás es el sumo sacerdote que interrogó primero a Jesús. 

Estas referencias a Anás como sumo sacerdote reflejan el poder e influencia que los ex sumos sacerdotes siguieron ejerciendo después de su deposición. El deseo del cuarto evangelio de concentrarse en el papel de los romanos en el arresto y proceso de Jesús puede explicar el registro más largo del interrogatorio por parte de Anás (Jn 18:19–24) y el tratamiento superficial del interrogatorio por parte de Caifás.

CAIFÁS (Gr. Kaïáphas)

Con más frecuencia descrito como el sumo sacerdote que participó en el juicio judío de Jesús.

Las declaraciones de Lucas son confusas.

Él usa solo la forma plural «sumos sacerdotes» en el relato de la pasión sin proveer sus nombres.

En contraste, en los dos lugares donde menciona a Caifás, Lucas lo une al de Anás como el sumo sacerdote. Lucas 3:2 ubica la aparición de Juan el Bautista en el desierto en el tiempo del sumo sacerdocio de Anás y de Caifás. Esta frase es difícil de interpretar porque nunca más de una persona sirvió en ese oficio a la vez. En Hechos 4:6 Lucas atribuye el título «sumo sacerdote» a Anás pero menciona a Caifás como parte de la familia del sumo sacerdote. De acuerdo con Josefo, sin embargo, Anás fue sumo sacerdote aproximadamente entre 6 y 15 d.C., y Caifás entre 18 y 36.

Si Josefo está correcto, no era Anás sino Caifás quien era sumo sacerdote en el tiempo de Juan el Bautista y durante el período cristiano temprano. Lo más probable, las confusas declaraciones de Lucas reflejan la costumbre contemporánea de usar el título del oficio aun después de que el término haya expirado.

Mateo y Juan parecen ser históricamente más exactos.

Mateo nombra solo a Caifás como sumo sacerdote.

Los líderes judíos conspiraron para arrestar a Jesús en el palacio del «sumo sacerdote llamado Caifás» (Mt 26:3), y después de su arresto Jesús es llevado a «Caifás el sumo sacerdote» (v. 57). Juan menciona a Anás y Caifás por nombre pero nunca usa el título «el sumo sacerdote» para Anás. Caifás es designado como el «sumo sacerdote aquel año» (Jn 11:49, 51; 18:13) o simplemente como el «sumo sacerdote» (18:24), y Anás como «suegro de Caifás, que era sumo sacerdote aquel año» (v. 13). De acuerdo con Juan, después del arresto Jesús fue enviado primero a Anás, luego a Caifás (Jn 18:13, 24).

Jesús comparece ante Anás (Juan 18:13–14)

…y le llevaron primero ante Anás, porque era suegro de Caifás, que era sumo sacerdote ese año. Y Caifás era el que había aconsejado a los judíos que convenía que un hombre muriera por el pueblo.

Juan 18:13-14

Quizá lo normal hubiera sido llevar a Jesús ante Caifás, puesto que era el sumo sacerdote en aquel momento; pero puede ser que algunos aún consideraran que Anás, anterior a Caifás, era el único sumo sacerdote legítimo. En el Antiguo Testamento este cargo era vitalicio, y las deposiciones introducidas por los romanos no eran válidas. Pero no sabemos en qué medida la gente aceptaba la autoridad de los romanos en esta cuestión. 

Fuese como fuese, el caso es que parece ser que Anás era un hombre muy astuto y capaz de imponerse. No solo era el sumo sacerdote, sino que además cinco de sus hijos ocuparon ese cargo, así como su yerno Caifás. Seguro que, aún y los cambios, la opinión del anciano cabeza de familia seguía teniendo peso. De hecho, puede que él siguiera siendo la máxima autoridad aunque oficialmente ya no le correspondiera ejercer el poder.

 Por todo lo dicho, no es extraño que Jesús hubiera de comparecer ante él, especialmente si estaba cerca del lugar donde le habían arrestado30. Juan es el único evangelista que nos cuenta que Caifás estaba casado con la hija de Anás; justo después de esta información añade que él era el sumo sacerdote. No debemos interpretar que si Juan dice “aquel año” (como en 11:49, 51) es porque creía que el cargo de sumo sacerdote debía durar un año. Esa expresión significa “en aquel momento”, “en aquel año fatal”. Juan recoge que “primero” llevaron a Jesús ante Anás. 

Esto apunta a que habrá un “luego” que, obviamente, se corresponde con la comparecencia ante Caifás

Jesús es enviado a Caifás (Juan 18:24)

La única mención de Caifás en relación con el juicio de Jesús es que Anás… le envió atado a Caifás, el sumo sacerdote . 

Aunque Caifás estuvo presente durante el proceso informal ante Anás, se necesitaba la acción oficial del Sanedrín antes que el caso fuera sometido al procurador romano para su disposición final. 

Siendo Caifás oficialmente el sumo sacerdote, debía presidir la audiencia (Mt. 26:57; 27:2; Mr. 14:53–65; 15:1; Lc. 22:54, 63–71). “Nada se dice aquí de los procedimientos… que solamente eran formales, porque ya se había hecho la decisión en la casa de Anás en aquella reunión irregular.” Westcott indica que la reunión “se celebraba para confirmar la resolución ya tomada, y de ese modo satisfacer la forma de la ley, aunque ya había sido quebrantada por el dictado y ejecución de la sentencia en el día del juicio”.

ANÁS Y CAIFÁS

Últimas entradas

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

En el caminar de un cristiano, enfrentar la realidad de los pecados es un desafío…

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

¿Qué necesita una iglesia para estar verdaderamente bien equipada? Descubriendo las Claves para la Preparación…

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo, es el Mediador entre Dios y la humanidad. Esta función mediadora es fundamental en…

¿Estás Dormido?

Yo sé, por triste experiencia, lo que es estar apaciblemente dormido con una paz falsa; por mucho tiempo yo estuve apaciblemente dormido y por mucho tiempo pensé que era cristiano; sin embargo, no sabía nada del Señor Jesucristo.

George Whitefield

Enlaces Rápidos

Enlaces útiles