¿QUIÉN FUE JUDAS? (#2)

LA EPÍSTOLA DE JUDAS

Tabla de contenidos

Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Jacobo…

El autor de nuestra epístola se presenta como Judas… hermano de Jacobo. En el siglo primero había un solo Jacobo en el mundo cristiano que podía ser nombrado así, sin necesidad de más introducción ni mayores detalles de referencia. Tiene que tratarse de Santiago, autor de la epístola homónima, ilustre líder y «columna» de la iglesia de Jerusalén (Gálatas 2:9; Hechos 12:172), un hombre que —según Flavio Josefo— era respetado por su piedad, tanto por judíos como por cristianos, y conocido como Santiago el Justo, quien sufrió el martirio apedreado por orden del Sanedrín en el año 62 d.C3. Él, y sólo él, era tan conocido en el mundo judeo-cristiano del primer siglo que, nada más nombrarle Judas como hermano suyo, en seguida los lectores sabrían de quién se trataba. A nosotros quizás nos suene algo menos el nombre de Jacobo que el de Pablo, Pedro o Juan, pero seguramente no era así en las primeras décadas de la Iglesia, cuando Jacobo actuaba como portavoz de la congregación de Jerusalén y cuando ésta era la iglesia madre de la cristiandad.
Ahora bien, el mismo Santiago es llamado por Pablo el hermano del Señor (Gálatas 1:19), lo cual hace probable que Judas también lo fuera. Y, efectivamente, el testimonio de los padres de la Iglesia apunta en esta dirección. Tanto Clemente de Alejandría como Epifanio hablan del autor de nuestra epístola como de Judas hermano de Jacobo el hermano del Señor. Además, el testimonio de las propias Escrituras señala en la misma dirección, pues tanto Marcos como Mateo incluyen a «Judas» entre los hermanos del Señor:

¿No es éste el carpintero, el hijo de María, y hermano de Jacobo, José, Judas y Simón? (Marcos 6:3; cf. Mateo 13:55).

Seguramente, pues, debemos identificar el Judas mencionado en los Evangelios con el autor de nuestra epístola. El autor dice que es Judas, hermano de Jacobo y, por extensión, hermano del Señor. ¿Es verosímil su pretensión? Algunos comentaristas —¡cómo no!— han pretendido que no es posible, y han buscado otras teorías para explicar el origen de la Epístola. Pero, a nuestro juicio, todas resultan ser más difíciles de creer que la explicación ya dada.
De hecho, tanto las evidencias internas como las externas apoyan la candidatura de Judas, hermano del Señor. En cuanto a las evidencias internas, podemos señalar las siguientes:

— En primer lugar, por supuesto, está el hecho de que la Epístola pretenda ser de él. A no ser que se puedan aducir argumentos contundentes para demostrar su falsedad, la firma de la carta debe ser respetada.

— La aceptable calidad del griego del texto original apunta hacia alguien con una buena formación helenística. Por otra parte, el tono de la Epístola es eminentemente judío, con citas de libros apócrifos y ritmos lingüísticos típicos de un trasfondo arameo (especialmente, la tendencia a reunir frases en grupos de tres). Esta combinación de un buen conocimiento del griego con notables elementos judíos es justo la que esperaríamos de alguien como Judas, nativo de Galilea, provincia bilingüe y bi-cultural. Las mismas características, por cierto, se encuentran en la Epístola de su hermano Santiago.

— Hay notables afinidades de pensamiento y lenguaje entre las epístolas de Judas y la de Santiago, lo cual sirve para reforzar la atribución.

— El autor, evidentemente, no se considera parte del círculo apostólico, porque, al hablar de los doce (vs. 17–18), lo hace en tercera persona (ellos), no en primera (nosotros). Por tanto, no debemos asociarle —como han querido algunos— con el Judas hermano [mejor, hijo] de Jacobo de las listas evangélicas (Lucas 6:14–16). Ahora bien, una de las principales razones para incorporar un texto en el canon del Nuevo Testamento era su atribución apostólica. Un texto claramente noapostólico, como la Epístola de Judas, sólo sería incorporado si las iglesias estaban plenamente convencidas de su valía intrínseca y de la autoridad incuestionable del autor; y esta clase de autoridad es la que los hermanos carnales de Jesús parecen haber tenido en la iglesia primitiva después de su conversión. Así, Pablo asocia a Jacobo el hermano del Señor con los apóstoles y habla de él como alguien que, desde el principio, ostentó un importante liderazgo en la iglesia de Jerusalén:

Entonces, tres años después, subí a Jerusalén para conocer a Pedro, y estuve con él quince días. Pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo, el hermano del Señor (Gálatas 1:18–19; cf. también 1 Corintios 9:5).

— Aun en el caso de que la Epístola hubiera sido escrita hacia finales de la era apostólica —digamos que en la década de los 70—, esto no constituye ningún escollo para la autoría del hermano del Señor. Los Evangelios (Mateo 13:55; Marcos 6:3) nos dan la impresión de que Judas era el menor —o uno de los menores— de los hermanos de Jesús. Aunque en los 70 sería ya un anciano, no es en absoluto inverosímil que fuera el autor de la Epístola.

Las evidencias externas, a su vez, indican que esta epístola, a pesar de su carácter breve y la poca profundidad de su contenido doctrinal, fue aceptada por las iglesias desde los tiempos más tempranos como documento de plena autoridad e inspiración, escrito por Judas el hermano del Señor:

— Hay pequeñas evidencias de que era conocida por algunos autores de principios del siglo II, tal y como vemos por los escritos de Atenágoro y Policarpo (muerto hacia el 160) y la Epístola de Bernabé. Al menos, estas obras se hacen eco de frases que encontramos en Judas, lo cual presenta problemas para los que la tratan como obra del siglo II.

— La Epístola aparece en la lista más antigua de libros canónicos que tenemos, el llamado Canon de Muratori (175 d.C.): Además hay una epístola de Judas y dos con el título de Juan que son aceptadas en la iglesia católica.

— Fue reconocida como documento de plena autoridad por Tertuliano (siglos II y III, convertido en el año 195 d.C.) y por Clemente de Alejandría (h.150–h.215 d.C.).

— Orígenes (h.184–h.253 d.C), si bien parece indicar que algunos de sus contemporáneos cuestionaban la autoridad de la Epístola, la aceptaba plenamente y la citaba con frecuencia.

— Aunque Eusebio (263–339 d.C.) la clasifica entre los libros discutidos (antilegomena) y aunque no fue incluida en el canon sirio (la Peshitta), la única razón de su exclusión parece haber sido el uso que la Epístola hace de varios escritos apócrifos —específicamente, La asunción de Moisés y El libro de Enocn—, cuya autoridad inspirada no era aceptada en las iglesias orientales. Aparte de esto, es un libro cuya canonicidad está casi libre de controversia. Desde luego, ninguno de los antiguos parece haber cuestionado su autoría.

Casi todo, pues, parece apoyar la autoría de Judas el hermano del Señor, y casi nada milita contra ella. En todo caso, si el autor no fue este Judas, ¿quién podría haber sido? O bien tendríamos que suponer la existencia de un Judas desconocido cuyo hermano era un importante, pero desconocido, Jacobo; o bien tendríamos que proponer un autor pseudo-epigráfico. Pero, en este último caso, ¿qué autor intentaría aumentar la autoridad de su carta escondiéndose tras una figura relativamente desconocida como Judas?
Concluimos, pues, que esta epístola se asocia claramente con el nombre de Judas el hermano del Señor y que no podemos imaginar ninguna razón de peso para esta asociación a no ser que este Judas haya sido en verdad el autor.

Este solo hecho ilumina la frase con la que Judas abre su epístola: Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Jacobo. En seguida nos preguntamos: ¿Por qué no se presenta como Judas, hermano de Jesucristo? Aunque para algunos esta omisión es la demostración fehaciente de que el autor no era, en realidad, hermano carnal del Señor, para otros, en cambio, es evidencia de una hermosa modestia cristiana: ven en sus palabras la natural reticencia de la humildad. Además, Judas no sólo tuvo la humildad de reconocerse como siervo incondicional de su hermano Jesús, sino también la de aceptar sin envidia el mayor protagonismo de su hermano Jacobo. Por tanto, lejos de hacer alarde de su noble parentesco —y mucho más de hacer que su autoridad espiritual descanse sobre factores meramente carnales—, prefiere reconocer en Jesucristo, no a su hermano en la carne, sino a su Señor y Salvador. Se limita, pues, a llamarse siervo de Jesucristo —es decir, el esclavo consagrado de Jesús el Rey—, sabiendo que sus lectores sabrán, por la sola referencia a Jacobo, cuál es su parentesco físico con el Señor.
En realidad, este detalle es emocionante. A lo largo de su ministerio terrenal, Jesucristo tuvo que soportar los malentendidos y las interferencias de sus hermanes (por ejemplo, ver Mateo 12:46–50 y Juan 7:1–9). Lejos de reconocer su autoridad mesiánica, reaccionaron ante su ministerio con desconfianza y hasta con incredulidad. Ni aun sus hermanos creían en él, es el veredicto del apóstol Juan (7:5), mientras Marcos puntualiza que sus hermanos le tenían por loco: Cuando sus parientes oyeron esto, fueron para hacerse cargo de él, porque decían: Está fuera de sí (Marcos 3:21). Pero, después de la crucifixión y resurrección de Jesús —y, probablemente, después de la aparición de Jesús a Jacobo (1 Corintios 15:7)—, sus hermanos se convirtieron, asumieron plenamente su mesiazgo divino, se asociaron públicamente con los demás discípulos (Hechos 1:14) y llegaron a ocupar posiciones importantes de liderazgo en las iglesias. Tal es la transformación efectuada en la vida de Judas, que puede profesar una gozosa sumisión a aquel hermano suyo al que antes tenía por loco y al que ahora reconoce como Maestro y Rey soberano. Se define a sí mismo en los mismos términos que Santiago y Pedro —siervo de Jesucristo (Santiago 1:1; 2 Pedro 1:1)—, título de honor que, sin embargo, expresa la negación de derechos personales y una completa sumisión a la voluntad del Señor.

¿QUIÉN FUE JUDAS?

Share:

Más publicaciones

YO SOY

LOS 8 «YO SOY»

Un elemento significativo del cuarto Evangelio es una serie de expresiones en las que Jesús utiliza un enfático «YO SOY» para introducir enseñanzas importantes sobre

LA GRANDEZA DE MELQUISEDEC

LA GRANDEZA DE MELQUISEDEC [2]

Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín.Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben

EL SANEDRÍN

EL SANEDRÍN

El Sanedrín constaba de 70 miembros comunes más el sumo sacerdote. Había 69 miembros, y Moisés fue considerado el miembro número 70. Los miembros comunes

¿QUÉ ES LA VERDAD?

Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Envíenos un Mensaje

COMENTARIO A LOS SALMOS

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón…

Salmo 19

COMENTARIO A LOS PROVERBIOS

El Libro de los Proverbios es una inspirada antología de la sabiduría hebrea. Pero esta sabiduría no es meramente intelectual o secular. Es principalmente la aplicación de los principios de una fe revelada a las tareas del diario vivir. En los Salmos tenemos el himnario hebreo; en Proverbios tenemos su manual para la justicia diaria. En este último hallamos directivas prácticas y éticas para la religión pura y sin mácula.

COMENTARIO A ECLESIASTÉS 

Aunque el libro de Eclesiastés forma parte del Antiguo Testamento en hebreo, su nombre es en realidad una palabra griega que se remonta a la antigua traducción griega del Antiguo Testamento. Eclesiastés significa “maestro”, o “predicador”. La palabra viene del primer versículo del libro: “Palabras del Predicador,…” Por lo tanto, el título se refiere al maestro o al Predicador cuyas palabras conforman el libro.

HISTORIA DEL CRISTIANISMO

El estudio del desarrollo del testimonio cristiano durante los mil años que los historiadores han designado como Edad Media es sumamente complejo. Lo es, primero, por cubrir un período de tiempo tan dilatado, en el que se sucedieron cambios notables en todas las esferas del quehacer humano: política, económica, social, cultural y religiosa. Segundo, en estos siglos el cristianismo llega en su expansión “hasta lo último de la tierra,” en su movimiento hacia el Este (China) y el Oeste (Inglaterra).

DOCTRINAS DE CRISTO

Las doctrinas de Cristo pueden incluir un estudio de Su persona y de Su obra. Pero, puesto que Su obra principal fue la expiación, la soteriología generalmente se separa de la cristología. Sus otras obras usualmente se tratan bajo la cristología. La doctrina se puede organizar más o menos en orden cronológico. Primero viene un estudio del Cristo antes de su encarnación y esto sería seguido de una sección sobre Cristo en Su humillación, durante Su vida terrenal.

Entonces vendría un estudio de Sus ministerios presente y futuro. Los mayores problemas teológicos aparecen en el período de la humillación de Cristo mientras estaba en un cuerpo terrenal, problemas como el significado de kenosis, la relación entre Sus dos naturalezas, y la impecabilidad.

Las doctrinas de la persona de Cristo son cruciales para la fe cristiana. Son básicas para la soteriología, porque si nuestro Señor no es lo que alegó ser, entonces Su expiación fue deficiente, no un pago suficiente por el pecado.

LIBROS CRISTIANOS PDF

Siéntase libre para descargar o leer en líneatodos nuestros recursos

CHRISTIAN BOOKS PDF

Christian PDF books from authors of centuries past whose writings have stood the test of time. Puritans, Spurgeon (Baptist), Bonar (Presbyterian), Ryle (Anglican), Pink, Bunyan, Edwards, and many others.

기독교 서적 PDF – 基督教书籍 PDF

온라인에서 모든 리소스를 다운로드하거나 읽으십시오.

우리의 제목은 그리스도 중심적이며, 대부분은 시간의 시험을 견뎌낸 과거의 작가들입니다. 청교도, 스펄전(침례교), 보나(장로교), 라일(성공회), 핑크, 번연, 에드워즈 등의 저자. 출처인 채플 도서관은 전적으로 하나님의 충성으로 뒷받침되는 신앙의 사역입니다. 따라서 우리는 이 책에 대한 기부를 요청하지 않습니다.

随意下载或在线阅读我们所有的资源

我们的标题以基督为中心,主要来自过去几个世纪的作者,他们的作品经受住了时间的考验。 清教徒、Spurgeon(浸信会)、Bonar(长老会)、Ryle(圣公会)、Pink、Bunyan、Edwards 等作者。 来源,教堂图书馆,是一个信仰部,完全由上帝的忠诚支持。 因此,我们不要求为这些书籍捐款。

Artículos Relacionados

YO SOY

LOS 8 «YO SOY»

Un elemento significativo del cuarto Evangelio es una serie de expresiones en las que Jesús utiliza un enfático «YO SOY» para introducir enseñanzas importantes sobre

Leer más »
EL SANEDRÍN

EL SANEDRÍN

El Sanedrín constaba de 70 miembros comunes más el sumo sacerdote. Había 69 miembros, y Moisés fue considerado el miembro número 70. Los miembros comunes

Leer más »
PAIDOBAUTISMO

EL PAIDOBAUTISMO

El debate entre los defensores del bautismo de infantes y del bautismo de creyentes en las postrimerías del siglo XX, a pesar de los avances

Leer más »

¿QUIÉN FUE JUDAS? (#2)

suscríbase para recibir todo nuestros recursos

Manténgase informado!

Suscríbete para recibir contenido y notificaciones exclusivos