LA ORACIÓN DEL SEÑOR

LA ORACIÓN DEL SEÑOR

Tabla de contenidos

Desde tiempos antiguos se ha llamado a la oración del Señor “Padrenuestro”, no porque sea una oración que el Señor haya dirigido al Padre, sino porque él, misericordiosamente, nos la dio para enseñarnos la manera y el método para orar y los asuntos por los cuales orar. Por lo tanto, los cristianos deben tenerla en alta estima. Cristo conocía nuestras necesidades y la buena voluntad del Padre hacia nosotros, y de esta manera en su misericordia nos proveyó una guía sencilla pero completa. Cada parte o aspecto de la oración se incluye ahí. La adoración se encuentra en sus frases de apertura y el agradecimiento en la conclusión.

Después de todo lo que hombres piadosos han dicho y escrito sobre la oración, necesitamos algo mejor que eso que tiene un mero origen humano para guiarnos, si queremos llevar a cabo correctamente este deber esencial. La manera en que las criaturas ignorantes y pecadoras deben procurar venir ante el Dios Altísimo, la forma en que deben orar de una manera aceptable y obtener de él lo que necesitan, se puede descubrir solo cuando el gran Oidor de la oración se complace en revelarnos su voluntad. Él ha hecho esto:

(1) abrió un camino de acceso nuevo y vivo a su presencia inmediata, incluso para los peores pecadores:

(2) designó a la oración como el medio principal para la relación y bendición entre él y su pueblo.

(3) facilitó con mucha misericordia un modelo perfecto para que las oraciones de su pueblo sigan ese ejemplo.

Observa la sabia instrucción que dan los teólogos de Westminster: “Toda la Palabra de Dios es útil para dirigirnos en la oración, pero la norma especial para nuestra dirección es aquella forma de oración que Cristo enseñó a sus discípulos, comúnmente llamada la oración del Señor” (El Catecismo Menor de Westminster).

La confesión necesariamente se sobreentiende porque lo que pedimos supone nuestra debilidad o pecaminosidad. Las peticiones suministran la esencia principal, como en todas las oraciones. La intercesión y la súplica en nombre de la gloria de Dios y el triunfo de su reino y de su voluntad revelada se expresan en las primeras tres peticiones, mientras que las cuatro últimas tienen que ver con la súplica y la intercesión en lo que concierne a nuestras propias necesidades personales y las de los demás, como lo indican los pronombres en plural.

Esta oración se encuentra dos veces en el Nuevo Testamento, ya que Cristo la dio en dos ocasiones. Esto, sin duda, es una pista para que los predicadores repitan lo que es de importancia fundamental. Las variaciones son importantes. El lenguaje que se emplea en Mateo 6:9 da a entender que esta oración se nos da como un modelo, sin embargo las palabras de Lucas 11:2 indican que nosotros la debemos usar como un método. Como todo en la Escritura, esta oración es perfecta —perfecta en su orden, explicación y redacción.Su orden es la adoración, la súplica y la explicación. Sus peticiones son siete.

Virtualmente es un epítome de los salmos y un excelente resumen de toda oración. Cada frase que hay en ella aparece en el Antiguo Testamento, revelando que nuestras oraciones deben ser bíblicas si han de ser aceptables. “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” (1 Juan 5:14). Pero no podemos conocer su voluntad si somos ignorantes de su Palabra.Se ha alegado que esta oración se diseñó solo para el uso temporal de los primeros discípulos de Cristo, hasta el momento en que el nuevo pacto se inauguró. Pero tanto Mateo como Lucas escribieron sus evangelios años después de que esta dispensación cristiana había comenzado, y ninguno de ellos da ninguna insinuación de que se hubiera vuelto obsoleta y que ya no fuera útil para los cristianos.

Algunos disputan que esta oración no es apropiada para el día de hoy, por cuanto las peticiones en ella no se ofrecen en el nombre de Cristo y no contienen ninguna referencia expresa a su expiación e intercesión. Pero esto es un serio malentendido y un error, porque si razonamos de una manera similar, ¡no podríamos usar ninguna de las oraciones del Antiguo Testamento, de hecho ninguno de los salmos! Pero las oraciones de los creyentes del Antiguo Testamento fueron presentadas a Dios por amor de su nombre; y Cristo fue el Ángel del pacto a quien se le dijo: “Mi nombre está en él” (Éxodo 23:20, 21). El Padrenuestro no solo se debe ofrecer confiando en la mediación de Cristo, sino que expresamente él nos dirige a eso y nos autoriza a ofrecerlo así.

En épocas más recientes, ciertos “estudiantes de la profecía” se han opuesto al uso de esta oración por motivos dispensacionalistas, argumentando que es exclusivamente una oración judía y que es legalista en su esencia. Pero esto es nada más y nada menos que un intento descarado de Satanás de robarles a los hijos de Dios una porción valiosa de su herencia. Cristo no les dio esta oración a los judíos como judíos, sino a sus discípulos. Está dirigida a “nuestro Padre” y, por lo tanto, todos los miembros de su familia deben usarla.

Como dijimos, se registra no solo en Mateo, sino también en Lucas, que es el evangelio gentil. El mandato de Cristo, después de su resurrección, de que sus discípulos les enseñaran a los creyentes a observar todas las cosas que él les había mandado (Mateo 28:20), incluye su mandamiento en Mateo 6:9–13. No hay nada en esta oración que no sea adecuado para el cristiano el día de hoy, quien necesita todo lo que hay en ella.Durante mucho tiempo esto ha sido un motivo de conflicto, que ha dado lugar a mucha controversia mordaz en cuanto a si la oración del Señor debe considerarse como un método que debe usarse o como un modelo que debe imitarse.

La respuesta correcta a esta cuestión es que debe considerarse como ambos. En Mateo, evidentemente se expone como un ejemplo o modelo de la clase de oración que debe ofrecerse bajo la nueva economía. “Vosotros, pues, oraréis así”.Debemos orar “con esa reverencia, humildad, seriedad, confianza en Dios, preocupación por su gloria, amor por la humanidad, sumisión, moderación por las cosas temporales y vehemencia por las cosas espirituales que ella inculca” (Thomas Scott). Pero en Lucas 11:2 encontramos a nuestro Señor enseñando esto: “Cuando oréis, decid…” es decir, debemos usar sus palabras como una fórmula.

Entonces, el deber que los discípulos de Cristo tienen en su oración es usar esta oración continuamente como un modelo y a veces como un método.Para los que se oponen al uso de algún método de oración, les recordamos que Dios mismo muchas veces pone en la boca de su pueblo necesitado el lenguaje exacto que debe emplear al acercarse a él. Por ejemplo. El Señor le dice a Israel: “Tomad con vosotros palabras, y volveos al Señor. Decidle: Quita toda iniquidad, y acéptanos bondadosamente” (Oseas 14:2, LBLA). No cabe duda que tenemos que estar en guardia en contra de la observancia meramente formal, y aún más en contra de una observancia supersticiosa del Padrenuestro.Sin embargo, debemos evitar con toda diligencia irnos al extremo contrario y nunca emplearla.

En la opinión de este escritor, debe recitarse con reverencia y sensibilidad una vez en cada servicio público y debe usarse todas los días en la adoración familiar. Que algunos la hayan pervertido, cuyo uso demasiado frecuente parece equivaler a las “vanas repeticiones” que el Salvador prohibió (Mateo 6:7), no es razón válida para que seamos totalmente privados de ofrecerla en el trono de gracia, en el espíritu que inculcó nuestro Señor y con las mismas palabras que él ordenó.

En cada expresión, petición y explicación de esta oración, vemos a Jesús: Él y el Padre son uno. Él tiene un “Nombre” que se le ha dado, que está por encima de todo nombre. Él es el bendito y el único potentado y su “reino” gobierna sobre todos. Él es el “pan de vida” que descendió del cielo. Él tuvo poder en la tierra para “perdonar el pecado”. Él puede socorrer a los que son “tentados”. Él es el ángel que “liberta de todo mal”. El reino, el poder y la gloria le pertenecen. Él es el cumplimiento y la confirmación de todas las promesas divinas y las garantías misericordiosas.

Él mismo es “el Amén y testigo fiel”.Bien calificó Tertuliano la oración del Señor como “el evangelio abreviado”. Entre más claramente entendamos el evangelio de la gracia de Dios, “el evangelio de la gloria de Cristo”, más vamos a amar esta poderosa oración, y cuando nos gloriemos en el evangelio que es “poder de Dios y sabiduría de Dios” a los que creen, nos vamos a alegrar con gozo inefable cuando ofrezcamos las peticiones divinamente prescritas y esperemos las respuestas misericordiosas

LA ORACIÓN DEL SEÑOR

Share:

Más publicaciones

YO SOY

LOS 8 «YO SOY»

Un elemento significativo del cuarto Evangelio es una serie de expresiones en las que Jesús utiliza un enfático «YO SOY» para introducir enseñanzas importantes sobre

LA GRANDEZA DE MELQUISEDEC

LA GRANDEZA DE MELQUISEDEC [2]

Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín.Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben

EL SANEDRÍN

EL SANEDRÍN

El Sanedrín constaba de 70 miembros comunes más el sumo sacerdote. Había 69 miembros, y Moisés fue considerado el miembro número 70. Los miembros comunes

¿QUÉ ES LA VERDAD?

Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Envíenos un Mensaje

COMENTARIO A LOS SALMOS

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón…

Salmo 19

COMENTARIO A LOS PROVERBIOS

El Libro de los Proverbios es una inspirada antología de la sabiduría hebrea. Pero esta sabiduría no es meramente intelectual o secular. Es principalmente la aplicación de los principios de una fe revelada a las tareas del diario vivir. En los Salmos tenemos el himnario hebreo; en Proverbios tenemos su manual para la justicia diaria. En este último hallamos directivas prácticas y éticas para la religión pura y sin mácula.

COMENTARIO A ECLESIASTÉS 

Aunque el libro de Eclesiastés forma parte del Antiguo Testamento en hebreo, su nombre es en realidad una palabra griega que se remonta a la antigua traducción griega del Antiguo Testamento. Eclesiastés significa “maestro”, o “predicador”. La palabra viene del primer versículo del libro: “Palabras del Predicador,…” Por lo tanto, el título se refiere al maestro o al Predicador cuyas palabras conforman el libro.

HISTORIA DEL CRISTIANISMO

El estudio del desarrollo del testimonio cristiano durante los mil años que los historiadores han designado como Edad Media es sumamente complejo. Lo es, primero, por cubrir un período de tiempo tan dilatado, en el que se sucedieron cambios notables en todas las esferas del quehacer humano: política, económica, social, cultural y religiosa. Segundo, en estos siglos el cristianismo llega en su expansión “hasta lo último de la tierra,” en su movimiento hacia el Este (China) y el Oeste (Inglaterra).

DOCTRINAS DE CRISTO

Las doctrinas de Cristo pueden incluir un estudio de Su persona y de Su obra. Pero, puesto que Su obra principal fue la expiación, la soteriología generalmente se separa de la cristología. Sus otras obras usualmente se tratan bajo la cristología. La doctrina se puede organizar más o menos en orden cronológico. Primero viene un estudio del Cristo antes de su encarnación y esto sería seguido de una sección sobre Cristo en Su humillación, durante Su vida terrenal.

Entonces vendría un estudio de Sus ministerios presente y futuro. Los mayores problemas teológicos aparecen en el período de la humillación de Cristo mientras estaba en un cuerpo terrenal, problemas como el significado de kenosis, la relación entre Sus dos naturalezas, y la impecabilidad.

Las doctrinas de la persona de Cristo son cruciales para la fe cristiana. Son básicas para la soteriología, porque si nuestro Señor no es lo que alegó ser, entonces Su expiación fue deficiente, no un pago suficiente por el pecado.

LIBROS CRISTIANOS PDF

Siéntase libre para descargar o leer en líneatodos nuestros recursos

CHRISTIAN BOOKS PDF

Christian PDF books from authors of centuries past whose writings have stood the test of time. Puritans, Spurgeon (Baptist), Bonar (Presbyterian), Ryle (Anglican), Pink, Bunyan, Edwards, and many others.

기독교 서적 PDF – 基督教书籍 PDF

온라인에서 모든 리소스를 다운로드하거나 읽으십시오.

우리의 제목은 그리스도 중심적이며, 대부분은 시간의 시험을 견뎌낸 과거의 작가들입니다. 청교도, 스펄전(침례교), 보나(장로교), 라일(성공회), 핑크, 번연, 에드워즈 등의 저자. 출처인 채플 도서관은 전적으로 하나님의 충성으로 뒷받침되는 신앙의 사역입니다. 따라서 우리는 이 책에 대한 기부를 요청하지 않습니다.

随意下载或在线阅读我们所有的资源

我们的标题以基督为中心,主要来自过去几个世纪的作者,他们的作品经受住了时间的考验。 清教徒、Spurgeon(浸信会)、Bonar(长老会)、Ryle(圣公会)、Pink、Bunyan、Edwards 等作者。 来源,教堂图书馆,是一个信仰部,完全由上帝的忠诚支持。 因此,我们不要求为这些书籍捐款。

Artículos Relacionados

YO SOY

LOS 8 «YO SOY»

Un elemento significativo del cuarto Evangelio es una serie de expresiones en las que Jesús utiliza un enfático «YO SOY» para introducir enseñanzas importantes sobre

Leer más »
EL SANEDRÍN

EL SANEDRÍN

El Sanedrín constaba de 70 miembros comunes más el sumo sacerdote. Había 69 miembros, y Moisés fue considerado el miembro número 70. Los miembros comunes

Leer más »
PAIDOBAUTISMO

EL PAIDOBAUTISMO

El debate entre los defensores del bautismo de infantes y del bautismo de creyentes en las postrimerías del siglo XX, a pesar de los avances

Leer más »

LA ORACIÓN DEL SEÑOR

suscríbase para recibir todo nuestros recursos

Manténgase informado!

Suscríbete para recibir contenido y notificaciones exclusivos