¿SALVADOS DE ENTRAR EN LA TENTACIÓN?

Tabla de contenidos

¿Cómo podemos ser salvados de entrar en la tentación? La respuesta puede resumirse en las palabras de nuestro Señor, “velad y orad”.

Haga un esfuerzo para entender y sentir cuán peligroso es entrar en la tentación.

Es espantoso ver cuán descuidadas son muchas personas respecto al peligro de entrar en tentación. La mayoría de las personas se conforman con no pecar en forma abierta. Parece que mantenerse fuera del alcance de la tentación no les es muy importante.
La Biblia en muchos lugares (por ejemplo: Prov. 2:12–20; 4:14–19; 22:24, 25; 1 Cor. 15:33), advierte del peligro de las malas compañías. No obstante, ¿Cuántos hacen caso de esta advertencia? ¿Cuántos (especialmente entre los jóvenes) escogen amigos malvados? No pasa mucho tiempo antes de que escojan también la maldad de estos amigos. Muchos padres o buenos amigos les adviertan en vano contra tales acompañantes. Al principio, los jóvenes pueden sentirse disgustados con respecto a algunas cosas que sus malos amigos disfrutan, pero tristemente no tardan mucho en disfrutar también de ellas.

Aún más triste es el caso de los que se identifican como creyentes, pero neciamente juegan con tentaciones a las cuales nunca se deberían haber acercado. Hoy en día es común que se abuse de la enseñanza bíblica de la libertad cristiana. Muchos “creyentes” con base en ella, se sienten libres para hacer casi cualquier cosa que quieran.
Estas personas dicen que pueden escuchar cualquier cosa y argumentan que es su “libertad cristiana”. Leen lo que quieren y no escuchan si cristianos sabios condenan como una falsa enseñanza lo que ellos están leyendo. Ellos escucharán entonces a cualquier falso maestro. Ellos se sienten completamente seguros de sí mismos, de que lo discernirán y de que no serán influidos por lo que lean u oigan. ¿Cuál es generalmente el resultado de esta tontería? Pocos, muy pocos, salen sin ser dañados y otros resultan con su fe o su sana doctrina trastornadas. Nadie tiene el derecho de decir que teme verdaderamente el pecado a menos que tema la tentación que conduce a él. El pecado y la tentación son unidos por Satanás y es sumamente difícil para cualquier hombre separarlos.

Al mantener el principio de la libertad cristiana, nunca debemos olvidarnos del igualmente importante principio, “todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica” (1 Cor. 10:23). ¿Me hacen descuidado y frío los lugares que frecuento, ciertas compañías que mantengo, o ciertas metas que busco? ¿Impiden que yo tenga una obediencia total y consistente a Cristo? Si así es, entonces necesito ejercer mi “libertad” evitando estas cosas. ¿Realmente quiero evitar entrar en la tentación? Entonces, necesito ser sensible ante mi propia debilidad y depravación. También necesito mantener una conciencia de las sutilezas de Satanás, la maldad del pecado y el poder de la tentación.
Cada día debemos ocupar un tiempo considerando el gran peligro que involucra entrar en la tentación. ¡Piense en las consecuencias probables! Cuán terrible cosa es contristar al Espíritu de Dios, perder nuestra paz y poner el bienestar eterno de nuestras almas en peligro. Esté seguro de lo siguiente: La tentación que es menospreciada nos conquistará. Si somos sensibles y vigilantes, entonces, la mitad del trabajo de evitar entrar en la tentación está hecho.

Convénzase de su incapacidad para guardarse a sí mismo de entrar en la tentación.

Entre más reconozcamos que no está en nuestro poder guardarnos de la tentación, más sentiremos nuestra necesidad de orar por ayuda. Este es otro medio de preservación. Muchas personas reconocen su necesidad de ayuda cuando ya han entrado en la tentación. En tales circunstancias pocos confiarán en su propia fuerza para vencer la tentación. Mas bien, clamarán al Señor por ayuda. El Señor enseña que es tan importante orar para no entrar en tentación, como orar por ayuda cuando ya hemos entrado en ella.
Nuestro Señor enseña nuestra necesidad de ser guardados por el poder de Dios para no entrar en tentación:

Primero, nos enseña a orar.

“no nos metas en tentación” (Mat. 6:13), y nos dice: “Velad y orad para que no entréis en tentación” (Mat. 26:41). Al enseñarnos a orar en esta manera, nos está enseñando que debemos confiar en el poder y la sabiduría divinas y no en nosotros para guardarnos de la tentación.

Segundo, nos enseña esto por su propio ejemplo.

El mismo ora por su pueblo para que sea “guardado del mal” (Jn. 17:15). Cristo sabe que los caminos y las maneras para entrar en la tentación son muchos y variados. Él sabe que podemos entrar en la tentación en forma inconsciente. Él sabe cuán poderosa es la tentación y cuán engañosa y sutil puede ser. También conoce nuestra necedad, debilidad y descuido; entonces nos conduce a poner nuestra confianza en una sabiduría y un poder más altos que los nuestros a fin de que seamos guardados de entrar en tentación.
Debemos aprender a hablar frecuentemente con nosotros mismos y recordarnos tales cosas como las siguientes:

                                     la Tentación

 

“Soy pobre y débil; Satanás es sutil, poderoso, engañoso y vela continuamente buscando una oportunidad para tentarme. El mundo (especialmente cuando es usado como un instrumento de Satanás) es atractivo, persistente y lleno de caminos engañosos para tentarme. Mi propia naturaleza pecaminosa es fuerte y siempre lista para traicionarme en el momento de la tentación. Alrededor mío, hay una variedad de oportunidades idóneas y seductoras para satisfacer mis deseos pecaminosos. Yo soy tan torpe para ver lo que me está sucediendo que, si Dios me dejara a mí mismo, estaría atrapado antes de darme cuenta. Solamente Dios puede guardarme de caer (vea Judas 24) y es a Él solamente a quien debo orar con confianza para que lo haga”.

Si hacemos esto fielmente, nos hallaremos constantemente encomendándonos al cuidado de Dios. No haremos nada, ni intentaremos nada sin antes buscar su voluntad en el asunto.

Tal manera de orar nos dará una ventaja doble:
   

1.      Si oramos en esta manera, recibiremos la gracia y la compasión que Dios ha prometido para ayudar a los débiles. Podemos estar seguros de que aquellos que oran en esta manera (es decir, motivados por una conciencia real de su necesidad) nunca serán avergonzados.
2.      Mantener un espíritu de oración de esta clase es parte de los medios que Dios usa para preservarnos. Si estamos conscientes de nuestra necesidad y estamos mirando a Dios para suplirla, tendremos cuidado en usar los medios que Dios ha designado para nuestra preservación.

Ejercite su fe en las promesas divinas de preservación.

Creer que Dios nos preservará es un medio de preservación. Si confiamos en las promesas divinas y oramos por preservación, Dios o nos guardará de entrar en la tentación o proveerá una vía de escape (1 Cor. 10:23). Dios ha prometido que nos guardará en todos nuestros caminos (Sal. 91), que nos guiará (Sal. 32:8) y que nos librará del maligno (Rom. 16:20). Debemos confiar activamente en las promesas de Dios y esperar que Él sea fiel en cumplirlas.
Terminamos con una dirección general tomada del deber de la oración:

¿Desea ser guardado de la tentación y guardado de caer cuando sea tentado?

Entonces, debería orar mucho. Creer que Dios nos preservará no es suficiente. Dios quiere que oremos por esa preservación y que continuemos en oración, “Orando en todo tiempo” (vea Luc. 18:1; Ef. 6:18). Si no mantenemos un espíritu constante de oración, podemos esperar ser distraídos por una corriente continua de tentaciones.
Debemos orar cada día en forma específica para ser preservados de la tentación. Debemos orar para que Dios preserve nuestras almas y guarde nuestros corazones y caminos, de tal manera que no seamos atrapados por la tentación. Debemos orar para que la providencia divina, buena y sabia, ordene nuestros caminos y nuestros asuntos a fin de que ninguna tentación persistente nos ataque. Debemos pedir que Dios nos dé diligencia, cuidado y vigilancia sobre todos nuestros caminos. Si aprendemos a orar en esta manera con una conciencia real de nuestra necesidad de la ayuda divina, experimentaremos liberación. Si rehusamos orar, caeremos continuamente en el pecado.

Share:

Más publicaciones

YO SOY

LOS 8 «YO SOY»

Un elemento significativo del cuarto Evangelio es una serie de expresiones en las que Jesús utiliza un enfático «YO SOY» para introducir enseñanzas importantes sobre

LA GRANDEZA DE MELQUISEDEC

LA GRANDEZA DE MELQUISEDEC [2]

Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín.Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben

EL SANEDRÍN

EL SANEDRÍN

El Sanedrín constaba de 70 miembros comunes más el sumo sacerdote. Había 69 miembros, y Moisés fue considerado el miembro número 70. Los miembros comunes

¿QUÉ ES LA VERDAD?

Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Envíenos un Mensaje

COMENTARIO A LOS SALMOS

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón…

Salmo 19

COMENTARIO A LOS PROVERBIOS

El Libro de los Proverbios es una inspirada antología de la sabiduría hebrea. Pero esta sabiduría no es meramente intelectual o secular. Es principalmente la aplicación de los principios de una fe revelada a las tareas del diario vivir. En los Salmos tenemos el himnario hebreo; en Proverbios tenemos su manual para la justicia diaria. En este último hallamos directivas prácticas y éticas para la religión pura y sin mácula.

COMENTARIO A ECLESIASTÉS 

Aunque el libro de Eclesiastés forma parte del Antiguo Testamento en hebreo, su nombre es en realidad una palabra griega que se remonta a la antigua traducción griega del Antiguo Testamento. Eclesiastés significa “maestro”, o “predicador”. La palabra viene del primer versículo del libro: “Palabras del Predicador,…” Por lo tanto, el título se refiere al maestro o al Predicador cuyas palabras conforman el libro.

HISTORIA DEL CRISTIANISMO

El estudio del desarrollo del testimonio cristiano durante los mil años que los historiadores han designado como Edad Media es sumamente complejo. Lo es, primero, por cubrir un período de tiempo tan dilatado, en el que se sucedieron cambios notables en todas las esferas del quehacer humano: política, económica, social, cultural y religiosa. Segundo, en estos siglos el cristianismo llega en su expansión “hasta lo último de la tierra,” en su movimiento hacia el Este (China) y el Oeste (Inglaterra).

DOCTRINAS DE CRISTO

Las doctrinas de Cristo pueden incluir un estudio de Su persona y de Su obra. Pero, puesto que Su obra principal fue la expiación, la soteriología generalmente se separa de la cristología. Sus otras obras usualmente se tratan bajo la cristología. La doctrina se puede organizar más o menos en orden cronológico. Primero viene un estudio del Cristo antes de su encarnación y esto sería seguido de una sección sobre Cristo en Su humillación, durante Su vida terrenal.

Entonces vendría un estudio de Sus ministerios presente y futuro. Los mayores problemas teológicos aparecen en el período de la humillación de Cristo mientras estaba en un cuerpo terrenal, problemas como el significado de kenosis, la relación entre Sus dos naturalezas, y la impecabilidad.

Las doctrinas de la persona de Cristo son cruciales para la fe cristiana. Son básicas para la soteriología, porque si nuestro Señor no es lo que alegó ser, entonces Su expiación fue deficiente, no un pago suficiente por el pecado.

LIBROS CRISTIANOS PDF

Siéntase libre para descargar o leer en líneatodos nuestros recursos

CHRISTIAN BOOKS PDF

Christian PDF books from authors of centuries past whose writings have stood the test of time. Puritans, Spurgeon (Baptist), Bonar (Presbyterian), Ryle (Anglican), Pink, Bunyan, Edwards, and many others.

기독교 서적 PDF – 基督教书籍 PDF

온라인에서 모든 리소스를 다운로드하거나 읽으십시오.

우리의 제목은 그리스도 중심적이며, 대부분은 시간의 시험을 견뎌낸 과거의 작가들입니다. 청교도, 스펄전(침례교), 보나(장로교), 라일(성공회), 핑크, 번연, 에드워즈 등의 저자. 출처인 채플 도서관은 전적으로 하나님의 충성으로 뒷받침되는 신앙의 사역입니다. 따라서 우리는 이 책에 대한 기부를 요청하지 않습니다.

随意下载或在线阅读我们所有的资源

我们的标题以基督为中心,主要来自过去几个世纪的作者,他们的作品经受住了时间的考验。 清教徒、Spurgeon(浸信会)、Bonar(长老会)、Ryle(圣公会)、Pink、Bunyan、Edwards 等作者。 来源,教堂图书馆,是一个信仰部,完全由上帝的忠诚支持。 因此,我们不要求为这些书籍捐款。

Artículos Relacionados

YO SOY

LOS 8 «YO SOY»

Un elemento significativo del cuarto Evangelio es una serie de expresiones en las que Jesús utiliza un enfático «YO SOY» para introducir enseñanzas importantes sobre

Leer más »
EL SANEDRÍN

EL SANEDRÍN

El Sanedrín constaba de 70 miembros comunes más el sumo sacerdote. Había 69 miembros, y Moisés fue considerado el miembro número 70. Los miembros comunes

Leer más »
PAIDOBAUTISMO

EL PAIDOBAUTISMO

El debate entre los defensores del bautismo de infantes y del bautismo de creyentes en las postrimerías del siglo XX, a pesar de los avances

Leer más »

¿SALVADOS DE ENTRAR EN LA TENTACIÓN?

suscríbase para recibir todo nuestros recursos

Manténgase informado!

Suscríbete para recibir contenido y notificaciones exclusivos