Compartiendo La Verdad

El Pecado de Endurecimiento

El Pecado de Endurecimiento

 

El pecado de endurecimiento es similar en algunos aspectos al pecado imperdonable. El pecado de endurecimiento consiste en la oposición persistente y terca de la Palabra de Dios y al testimonio de la conciencia. Una diferencia fundamental entre el pecado imperdonable y el pecado de endurecimiento es que el primero es endurecimiento contra el evangelio mientras el segundo puede ser endurecimiento contra la ley o el evangelio.

El pecado de endurecimiento está bien ilustrado en los actos del faraón

que se endureció contra el mandato de Dios de que dejara ir a los israelitas. Dios le exigió repetidamente al faraón que le obedeciera y dejara ir a los israelitas, pero repetidamente el faraón se negó. En las primeras cinco plagas, el faraón endureció su corazón (Éxodo 8:15, 32), pero después de la sexta plaga, se nos dice: “Jehová endureció el corazón del faraón” (9:12).

El pecado de endurecimiento implica un proceso.

Primero, la persona rechaza repetida y persistentemente lo que Dios manda. La persona resiste la Palabra de Dios y su conciencia se debilita hasta que se ha endurecido grandemente por la fuerza del hábito y ya no tiene regreso del camino a la destrucción. Entonces, Dios toma nota de esa terca y persistente desobediencia y, como juicio contra ella, endurece más a la persona, que ya se ha endurecido a sí misma.

En Romanos 1:18–32 Pablo describe en detalle el proceso de endurecimiento entre los impíos.

Conocen a Dios, pero no lo glorifican como Dios ni le dan gracias; su corazón está entenebrecido. Pretendiendo ser sabios, se hacen necios y prefieren adorar a algo o a alguien más. Se endurecen en necia desobediencia e idolatría. Como juicio contra ellos, Dios los endurece más y los entrega completamente al servicio de pecados como envidia, homosexualidad, asesinato, contiendas, calumnia y arrogancia. Aquí vemos de nuevo la secuencia corriente de eventos que tiene lugar en el pecado de impenitencia. Primero, la persona se endurece a sí misma. Sólo después Dios la endurece más.

Tanto el faraón como los malhechores que Pablo condenó en Romanos 1:18–32, se endurecieron contra la ley.

El pueblo de Dios del Antiguo Testamento (Isaías 6:9–11) y los judíos que rechazaron a Jesús (Mateo 13:14) se endurecieron contra el evangelio, despreciando persistentemente las buenas nuevas de su salvación, bloqueando la luz que trataba de penetrar en su corazón y sofocando la lánguida luz que luchaba por permanecer en su corazón. Luego Dios decidió endurecer aún más sus corazones.

El Pecado de Endurecimiento

 

¡Qué advertencia para que luchemos contra los primeros asomos de pecado en nuestro corazón!

Al pecado no se le debe permitir que establezca ni el más mínimo espacio en nuestro corazón ni en nuestra vida. Si se le permite crecer, finalmente puede hacer desaparecer la fe.

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Artículos Relacionados

La Circuncisión De Cristo

Después de afirmar que los creyentes estamos completos en Cristo, Pablo explora ahora algunas de las maneras en las que disfrutamos de esta plenitud. Empieza con un tema sorprendente: nos dice que en Cristo tenemos una «circuncisión» completa.

Leer más »

Imagen De Dios

Imagen de Dios es una frase que se encuentra varias veces en el libro de Génesis (Gén 1:7–27; 5:1–3; 9:6). Distingue a la humanidad de los reinos animal y vegetal. Eleva a la humanidad sobre todas las cosas terrestres creadas para que pueda ejercer una mayordomía benevolente y ética sobre la creación. El lenguaje de la imagen de Dios aparece en el Nuevo Testamento como parte de la responsabilidad cristiana de imitar a Cristo, que es la imagen de Dios por excelencia.

Leer más »
el cristiano peca

¿Qué Sucede Cuando El Cristiano Peca?

Cuando el cristiano peca, su posición legal ante Dios no cambia. Sigue estando perdonado, porque «ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús» (Ro 8:1). La salvación no se basa en nuestros méritos sino que es una dádiva de Dios (Ro 6:23), y la muerte de Cristo ciertamente pagó por todos nuestros pecados: pasados, presentes y futuros. Cristo murió «por nuestros pecados» (1 Co 15:3) sin distinción. En términos teológicos, conservamos nuestra «justificación».

Leer más »
Una Oración Desde El Infierno

Una Oración Desde El Infierno

Nuestro Salvador nos relata la historia de dos hombres como nadie más podría hacerlo. Primero, nos relata un informe breve de sus vidas en la tierra. Uno es rico y disfruta los lujos del mundo, mientras que el otro es muy pobre y tiene que mendigar para poder sobrevivir.

Leer más »

Manténgase informado!

Suscríbete para recibir contenido y notificaciones exclusivos