LA ÚLTIMA CENA [Mateo 26:26–29]

LA ÚLTIMA CENA

Tabla de contenidos

La comida que Jesús celebró con sus discípulos la noche antes de su muerte se denomina La Última Cena. Existen cuatro descripciones bíblicas principales de la Última Cena en Mateo, Marcos, Lucas y 1 Corintios.

Terminología

En el Nuevo Testamento, cinco pasajes describen la comida de Jesús con sus discípulos en la víspera de su muerte (Mateo 26:26–29; Marcos 14:22–25; Lucas 22:15–20; Juan 13:1–17:26; 1 Co. 11: 23–26).
Otros pasajes también aluden a la Última Cena, o, a aspectos de ella (por ejemplo, Lucas 24:30; Juan 6:25–59; Hechos 2:42; 27:35; 1 Co. 10:14–22). La frase real “la Última Cena” no se encuentra en el Nuevo Testamento, aunque se usan otros términos. El más extendido de estos es “Eucaristía” (o “acción de gracias” en Mateo 26:27; Marcos 14:23; Lucas 22:17; 1 Co. 11:24). “Partida del pan” (Hechos 2:42, 46; 20:7, 11), “compañerismo” (o “Compartir” en 1 Cor 10:16), la “mesa del Señor” (1 Co. 10:21) y la “Cena del Señor” (1 Co. 11:20) también se encuentran.

Los relatos de la última cena

Los relatos de la Última Cena en Marcos y Mateo son similares entre sí, pertenecientes a una sola tradición, y describen una cena en la que se realizan los ritos del pan y la copa. Los relatos encontrados en Lucas y 1 Corintios se parecen entre sí, pero difieren del primer grupo. Presentan el rito de la copa después de la cena, y Lucas también describe una copa adicional antes de la cena.

Los relatos en Lucas y 1 Corintios también parecen pertenecer a una sola tradición, ya que Pablo comienza su descripción de la Última Cena con: “Porque recibí del Señor lo que también os he enseñado” (1 Co. 11:23 RVR60). En Marcos y Mateo, los ritos del pan y la copa tienen lugar durante la cena; los relatos comienzan con “Mientras comían” (Marcos 14:22; Mateo 26:26). En Lucas y 1 Corintios, el rito de la copa se presenta después de la cena (Lucas 22:20; 1 Co. 11:25). Solo en Lucas, un rito adicional de la copa ocurre antes del rito del pan (Lucas 22:17). El rito de la copa incluye una acción de gracias en todas los relatos, mientras que el rito del pan se describe de diferentes maneras. En Marcos y Mateo, incluye una bendición (Marcos 14:22; Mateo 26:26). Lucas y 1 Corintios lo describen como una acción de gracias (Lucas 22:19; 1 Co. 11:24), similar al rito de la copa.

Cada relato describe el rito del pan que consta de cuatro acciones: Jesús toma el pan, invoca una bendición (en Marcos y Mateo) o da gracias (en Lucas y 1 Corintios), parte el pan y se lo da a los discípulos. Sin embargo, los relatos difieren en las palabras pronunciadas por Jesús cuando da el pan. En Mateo, las palabras de Jesús son: “Tomad, comed; este es mi cuerpo” (Mateo 26:26). En Lucas, Él dice: “Este es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí” (Lucas 22:19). En el rito de la copa, Marcos y Mateo describen tres acciones: Jesús toma la copa, da gracias y da la copa a los discípulos. En Lucas y 1 Corintios, las acciones del rito de la copa solo se describen con una breve declaración: “De igual manera […] tomó la copa”. (Lucas 22:20; 1 Co. 11:25)

Las palabras de Jesús que acompañan esta parte nuevamente difieren entre las dos tradiciones. En Mateo, Jesús dice:

“porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:28 RVR60).

Marcos no incluye el perdón de los pecados en el dicho (Marcos 14:24). En Lucas, el dicho se limita a los discípulos:

“Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama”. (Lucas 22:20; RVR60)

En 1 Corintios, el relato llama a la repetición del rito, como con el rito del pan:

“Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí” (1 Co. 11:25 RVR60).

Marcos y Mateo continúan estas palabras con la afirmación de Jesús de que no volverá a beber del fruto de la vid hasta que lo haga en el nuevo reino (Marcos 14:25; Mateo 26:29).

En varios de los manuscritos de Lucas, existe una versión más corta de la Última Cena. La narrativa de la institución de este texto más corto termina con Lucas 22:19. Por lo tanto, no incluye la segunda copa. En comparación con las otras cuentas, este texto describe una secuencia invertida de eventos en los que la taza precede al pan. Sin embargo, esta secuencia no es única. También se encuentra en Didaché 9–10, y su existencia puede explicar la disposición invertida de las palabras de Pablo en 1 Co. 10:16 (RVR60):

La copa de bendición que bendecimos ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

El relato de Juan es diferente de los demás, pues consiste principalmente en varios discursos pronunciados por Jesús. No incluye ninguna referencia al pan y la copa, pero incluye una acción que los demás no hacen: Jesús lavando los pies de sus discípulos (Juan 13:1–17).

Interpretaciones de la Pascua de la Última Cena

No está claro si la última cena histórica se celebró o no como una comida de Pascua. Sin embargo, los relatos del evangelio lo presentan e interpretan como una. Pablo llama a Jesús “nuestro cordero de Pascua” e interpreta su muerte, en lugar de su última comida, en el contexto de la Pascua.
Los evangelios sinópticos retratan la Última Cena en el contexto de una comida de Pascua (por ejemplo, Marcos 14:12–16; Lucas 22:7–8, 15), mientras que el evangelio de Juan (en el cual la ejecución de Jesús tiene lugar durante la Pascua; ver Juan 13:1, 29; 18:28; 19:14, 31), no.

Quienes apoyan la idea de la Última Cena como una cena de Pascua, entre ellos Joacim Jeremías, exponen varios argumentos. La comida de la Pascua se comió en la noche en la ciudad de Jerusalén, que también se informa sobre la Última Cena (Marcos 14:17–18; 1 Co. 11:23). Era costumbre recostarse en la comida de Pascua, mientras que se sentaban en las comidas ordinarias; Marcos menciona que Jesús y los doce se reclinan en la mesa (Marcos 14:18). Además, en una comida de Pascua, se consumía vino y se servían aperitivos antes de partir el pan. Marcos puede estar refiriéndose a tal aperitivo (14:20), y parece claro que los evangelios aluden al vino en sus descripciones de la copa y su contenido (por ejemplo, Mateo 26:28–29; Lucas 22:16–17).

La comida de la Pascua incluyó explicaciones de los elementos de la comida, dados por la persona que presidió, y los relatos de la Última Cena muestran a Jesús dando breves interpretaciones del pan y la copa (Marcos 14:22, 24; 1 Co. 11:24–25). Al final de la cena de Pascua, los participantes cantaron la última parte de los salmos de hallel (es decir, Sal. 115–118), y se informa en dos de los evangelios que Jesús y los discípulos terminaron la última cena con un himno (Mateo 26:30; Marcos 14:26). Finalmente, se suponía que uno debía pasar la noche de la Pascua en la gran Jerusalén, que incluía el Monte de los Olivos. Según los evangelios (por ejemplo, Mateo 26:36; Lucas 22:39), Jesús fue allí después de la Última Cena.

Uno de los argumentos en contra de la opinión de que la Última Cena fue una comida de Pascua, afirma que algunos de los detalles mencionados anteriormente (por ejemplo, que la comida se celebró en Jerusalén y que terminó con un himno), se basan en detalles encontrados en el marco de redacción y no en la narrativa. Se puede plantear una serie de argumentos separados contra la interpretación tradicional.

Se usan cuatro tazas en una comida de Pascua, mientras que solo se menciona una taza en los relatos de la Última Cena. Además, un cordero pascual y hierbas amargas, partes importantes de la comida de Pascua, no se informan. Se menciona el pan, aunque el término común “pan” (ἄρτος, artos) se usa en lugar de “pan sin levadura” (ἄζυμος, azymos), que puede haber sido más apropiado cuando se habla de una comida de Pascua. Los relatos de la Última Cena muestran a Jesús compartiendo la comida con sus doce discípulos. Como evento familiar, la cena de Pascua habría incluido mujeres y niños.

Los evangelios sinópticos dan un carácter de Pascua a sus presentaciones literarias de la Última Cena. Lo interpretan como una comida de Pascua (por ejemplo, Lucas 22:15: “He deseado ansiosamente comer esta Pascua contigo antes de sufrir”). Otra forma de interpretación de la Pascua se encuentra en 1 Corintios, donde Pablo dice:

“Deshágase de la levadura vieja, para que pueda ser un nuevo lote sin levadura, como realmente es. Por Cristo, nuestro cordero de la Pascua, ha sido sacrificado. Por lo tanto, mantengamos la fiesta, no con el pan viejo leudado con malicia y maldad, sino con el pan sin levadura de sinceridad y verdad” (1 Co. 5: 7–8).

Aquí, Pablo usa la palabra “pan sin levadura” (y no el término común “pan”) y llama a Jesús “nuestro cordero de Pascua”. Es la muerte de Cristo, más que la Última Cena, lo que se interpreta junto con la Pascua. Más tarde, cuando Pablo habla de la comida eucarística como “comunión en la sangre de Cristo”, se refiere a la copa como “la copa de acción de gracias”, un término que también se usa para una de las copas de la cena de Pascua (1 Corintios 10:16).

Diversidad y proceso

No está claro si es posible presentar un proceso desde la forma de la Última Cena hasta la forma de los ritos eucarísticos de los siglos posteriores. Las muchas prácticas eucarísticas diferentes de la iglesia primitiva, y la diversidad de sus escritos sobre el tema, indican que puede haber habido una variedad significativa en la forma en que se celebraban las comidas eucarísticas.

Las raíces de la última cena

Rudolf Bultmann argumentó que los relatos de la Última Cena son creaciones del movimiento primitivo de Jesús, y no se refieren a un evento histórico que ocurrió en la vida de Jesús. Otros puntos de vista afirman que la Última Cena fue un evento histórico que tuvo lugar como una cena de Pascua. Aquellos que aceptan la posibilidad de que la Última Cena está basada en un evento histórico, pero no están convencidos de que fue una comida de Pascua, han presentado varias hipótesis con respecto a las raíces y el contexto de la comida.

La Última Cena pudo haber sido una haburah (en hebreo para “comunión”, que denota una comida con solemnidad religiosa, celebrada por un grupo de amigos) o un kidush (en hebreo para “santificación”, refiriéndose a la bendición especial pronunciada sobre el vino al comienzo de cada Sabbath o celebración).

Joacim Jeremías señaló que no hay evidencia de la existencia de estas comidas durante el primer siglo D.C. Hartmut Gese afirma que la Última Cena fue una comida zebeh todah (en hebreo para “sacrificio de acción de gracias”), o una comida de comunión celebrada en conexión con una ofrenda de agradecimiento por la liberación divina. Según Gese, Jesús celebró la Última Cena en anticipación de su propia inminente muerte sacrificial.

También es posible que la eucaristía más tarde fuera interpretada, independientemente del carácter de la histórica Última Cena, como una comida todah en acción de gracias por la liberación traída por el sacrificio de Jesús. También se ha presentado la hipótesis de que se basaba en una comida comunitaria, como las que se atestiguan en los textos sectarios de los Rollos del Mar Muerto. Sin embargo, las tradiciones de comida judía y las oraciones de comida aún no estaban estandarizadas en el primer siglo D.C.

Share:

Más publicaciones

LIBROS CRISTIANOS RECOMENDADOS

LIBROS CRISTIANOS RECOMENDADOS [+18]

Existe actualmente una amplia selección de buenos libros cristianos recomendados y publicados que te pueden ser de gran ayuda, pero, también hay muchos libros que

LA MUJER DE LOT

LIBROS CRISTIANOS PDF: LA MUJER DE LOT [+1]

La historia de la mujer de lot: La mujer de Lot profesaba una religión; su esposo era un hombre «justo» (2 P. 2:8). Partió con él de Sodoma el día que la ciudad fue destruida. Estando detrás de él, se dio vuelta para mirar la ciudad, desobedeciendo el mandato expreso de Dios; cayó muerta al instante y se convirtió en una estatua de sal. (porque la mujer de lot miró hacia atrás) Y, sin embargo, el Señor Jesucristo la levanta como una luz de advertencia para su iglesia diciendo: «Acordaos de la mujer de Lot».

¿QUÉ ES LA VERDAD?

Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Envíenos un Mensaje

COMENTARIO A LOS SALMOS

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón…

Salmo 19

COMENTARIO A LOS PROVERBIOS

El Libro de los Proverbios es una inspirada antología de la sabiduría hebrea. Pero esta sabiduría no es meramente intelectual o secular. Es principalmente la aplicación de los principios de una fe revelada a las tareas del diario vivir. En los Salmos tenemos el himnario hebreo; en Proverbios tenemos su manual para la justicia diaria. En este último hallamos directivas prácticas y éticas para la religión pura y sin mácula.

COMENTARIO A ECLESIASTÉS 

Aunque el libro de Eclesiastés forma parte del Antiguo Testamento en hebreo, su nombre es en realidad una palabra griega que se remonta a la antigua traducción griega del Antiguo Testamento. Eclesiastés significa “maestro”, o “predicador”. La palabra viene del primer versículo del libro: “Palabras del Predicador,…” Por lo tanto, el título se refiere al maestro o al Predicador cuyas palabras conforman el libro.

HISTORIA DEL CRISTIANISMO

El estudio del desarrollo del testimonio cristiano durante los mil años que los historiadores han designado como Edad Media es sumamente complejo. Lo es, primero, por cubrir un período de tiempo tan dilatado, en el que se sucedieron cambios notables en todas las esferas del quehacer humano: política, económica, social, cultural y religiosa. Segundo, en estos siglos el cristianismo llega en su expansión “hasta lo último de la tierra,” en su movimiento hacia el Este (China) y el Oeste (Inglaterra).

DOCTRINAS DE CRISTO

Las doctrinas de Cristo pueden incluir un estudio de Su persona y de Su obra. Pero, puesto que Su obra principal fue la expiación, la soteriología generalmente se separa de la cristología. Sus otras obras usualmente se tratan bajo la cristología. La doctrina se puede organizar más o menos en orden cronológico. Primero viene un estudio del Cristo antes de su encarnación y esto sería seguido de una sección sobre Cristo en Su humillación, durante Su vida terrenal.

Entonces vendría un estudio de Sus ministerios presente y futuro. Los mayores problemas teológicos aparecen en el período de la humillación de Cristo mientras estaba en un cuerpo terrenal, problemas como el significado de kenosis, la relación entre Sus dos naturalezas, y la impecabilidad.

Las doctrinas de la persona de Cristo son cruciales para la fe cristiana. Son básicas para la soteriología, porque si nuestro Señor no es lo que alegó ser, entonces Su expiación fue deficiente, no un pago suficiente por el pecado.

LIBROS CRISTIANOS PDF

Siéntase libre para descargar o leer en líneatodos nuestros recursos

CHRISTIAN BOOKS PDF

Christian PDF books from authors of centuries past whose writings have stood the test of time. Puritans, Spurgeon (Baptist), Bonar (Presbyterian), Ryle (Anglican), Pink, Bunyan, Edwards, and many others.

기독교 서적 PDF – 基督教书籍 PDF

온라인에서 모든 리소스를 다운로드하거나 읽으십시오.

우리의 제목은 그리스도 중심적이며, 대부분은 시간의 시험을 견뎌낸 과거의 작가들입니다. 청교도, 스펄전(침례교), 보나(장로교), 라일(성공회), 핑크, 번연, 에드워즈 등의 저자. 출처인 채플 도서관은 전적으로 하나님의 충성으로 뒷받침되는 신앙의 사역입니다. 따라서 우리는 이 책에 대한 기부를 요청하지 않습니다.

随意下载或在线阅读我们所有的资源

我们的标题以基督为中心,主要来自过去几个世纪的作者,他们的作品经受住了时间的考验。 清教徒、Spurgeon(浸信会)、Bonar(长老会)、Ryle(圣公会)、Pink、Bunyan、Edwards 等作者。 来源,教堂图书馆,是一个信仰部,完全由上帝的忠诚支持。 因此,我们不要求为这些书籍捐款。

Artículos Relacionados

LA MUJER DE LOT

LIBROS CRISTIANOS PDF: LA MUJER DE LOT [+1]

La historia de la mujer de lot: La mujer de Lot profesaba una religión; su esposo era un hombre «justo» (2 P. 2:8). Partió con él de Sodoma el día que la ciudad fue destruida. Estando detrás de él, se dio vuelta para mirar la ciudad, desobedeciendo el mandato expreso de Dios; cayó muerta al instante y se convirtió en una estatua de sal. (porque la mujer de lot miró hacia atrás) Y, sin embargo, el Señor Jesucristo la levanta como una luz de advertencia para su iglesia diciendo: «Acordaos de la mujer de Lot».

Leer más »

LA ÚLTIMA CENA [Mateo 26:26–29]

suscríbase para recibir todo nuestros recursos

Manténgase informado!

Suscríbete para recibir contenido y notificaciones exclusivos