SALVACIÓN CON TEMOR Y TEMBLOR [Filipenses 2:12-13]

SALVACIÓN CON TEMOR Y TEMBLOR
Tabla de contenidos

Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor

En la carta a los Filipenses, el apóstol Pablo nos brinda una exhortación poderosa y esclarecedora: «Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor»

"Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad"

Estas palabras encierran un llamado profundo a la acción y a la confianza en la obra transformadora de Dios en nuestras vidas. A través de este pasaje, exploraremos la relevancia eterna de esta exhortación y su aplicación práctica en nuestra jornada de fe.

SALVACIÓN CON TEMOR Y TEMBLOR

¿Qué quiere decir ocupaos en vuestra salvación?

Introducción:

N.º griego Strong 2716

κατεργάζομαι katergázomai; de 2596 y 2038; trabajar completamente, i.e. lograr, conseguir, lograr; por impl. terminar, moda: —obrar, ocupar, producir, hacer, hecho, acabar, cometer.

Rom 1:27; 2:9; 4:15; 7:8, 13, 15, 17–18, 20; 15:18; 1 Cor 5:3; 2 Cor 7:10–11; 9:11; Efe 6:13; Fil 2:12; Sant 1:3, 20; 1 Ped 4:3

La palabra «Ocupaos» en el contexto bíblico se deriva del verbo «ocupar», y en el pasaje de Filipenses 2:12 donde se encuentra, se refiere a una exhortación o mandato de dedicarse activamente y con diligencia a un asunto específico. 

En este caso, se utiliza en la frase «Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor».

En el griego original del Nuevo Testamento, el término utilizado es «κατεργάζομαι» (katergazomai), que puede ser traducido como «trabajar», «realizar», «llevar a cabo» u «ocuparse». 

En Filipenses 2:12, este verbo lleva consigo la idea de tomar acción, trabajar activamente o esforzarse con determinación en relación a la salvación y la vida espiritual.

Por lo tanto, en este contexto, «ocupaos» nos insta a involucrarnos plenamente en el proceso de nuestra salvación, lo que implica una participación activa en el crecimiento espiritual, la obediencia a la voluntad de Dios y la búsqueda continua de la comunión con Él. 

Es un llamado a no ser pasivos en nuestra fe, sino a dedicarnos fervientemente a vivir de acuerdo con los principios y enseñanzas del evangelio.

Otra Definición:

Obedecer, Obediencia. La palabra «obedecer», tanto en el AT como en el NT, es una traducción contextual del verbo «oír». 

De manera que, «obediencia» en la Biblia significa una respuesta activa a lo que uno oye, en lugar que un mero escuchar pasivo (Cf. Gn. 3:17; Ex. 24:7; Dt. 21:18–21).

De esta forma, en el AT šāmaʿ es la base para mišmaʾaṯ, «guardia, subalterno», esto es, aquel que oye (y obedece) las órdenes de otro (Is. 11:14).

Esto es particularmente cierto en cuanto a la voz o los mandamientos de Dios. Escuchar la voz de Dios significa obedecer su palabra. Así, Jehová dice en Jeremías 3:13 que la rebelión de Israel significa que ellos «no oyeron su voz». 

De la misma forma en Éxodo 19:5, Dios dice, «Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, (esto es) guardareis mi pacto …». Uno no podrá oír verdaderamente la palabra de Dios sin actuar en base a ella.

La idea recibe énfasis adicional por el hecho de que a veces en lugar del normal akouō la LXX y el NT usan hupakouō, «oír bajo (la obligación de acatamiento)» (Ef. 6:1; Fil. 2:12; Sal. 17:45; cf. Testamento de Gad 8:3; también eisakouō en 1 Co. 14:21; Dt. 1:43). 

El ejemplo supremo de esto es Jesucristo, quien fue «obediente» (hupēkoos) hasta la muerte» (Fil. 2:8).

En ambos Testamentos, en algunas ocasiones «oír (obedeciendo)» significa «creer». 

Génesis 15:6 afirma que Abraham «creyó» a Dios, y fue contado por justo. 

Esto se define en Génesis 22:18 como «oíste a mi voz» (la RV60 traduce «obedeciste»). Cf. Ro. 4:3.

De esta forma, «obedecer» se relaciona en forma íntima con «oír» y «creer». Cuando uno ha oído realmente el mandamiento o promesa de Dios, uno cree que es cierto, y, por tanto, está bajo la obligación de obedecer sus condiciones.

Fuente: Robert B. Laurin, «OBEDECER, OBEDIENCIA», ed. Everett F. Harrison, Geoffrey W. Bromiley, y Carl F. H. Henry, Diccionario de Teología (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2006), 429.

Ocupación Activa en la Salvación:

El apóstol nos insta a «ocuparnos» de nuestra salvación. Esto no sugiere una mera observación pasiva, sino un compromiso activo y diligente. 

La salvación es un don divino, pero también implica nuestra participación continua. A través de la oración, la meditación en la Palabra y la obediencia, cultivamos nuestra relación con Dios y experimentamos un proceso de santificación (Filipenses 1:6).

Temor y Temblor:

El «temor y temblor» no implica miedo paralizante, sino una reverencia profunda y un respeto genuino por el Dios soberano

Este temor se basa en el reconocimiento de Su grandeza y amor, impulsándonos a vivir en santidad y sumisión. 

En Proverbios 9:10, leemos: «El temor del Señor es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santo es la inteligencia».

La Obra de Dios en Nosotros:

El versículo 13 enfatiza que Dios es quien trabaja en nosotros tanto el querer como el hacer. Nuestros deseos y acciones justos provienen de Su obrar en nuestras vidas. 

En Gálatas 2:20, Pablo declara: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí». 

Es Su gracia y poder los que nos capacitan para vivir una vida coherente con Su voluntad.

Ocupaos de vuestra salvación ¿Un mandato o una afirmación de un hecho?

Ocupaos en vuestra salvación significa...

La expresión «Ocupaos de vuestra salvación con temor y temblor» presente en Filipenses 2:12 puede entenderse como un mandato acompañado de una afirmación de un hecho. 

Veamos cómo ambos aspectos se entrelazan en este pasaje.

  1. Mandato:

El apóstol Pablo está exhortando a los filipenses (y por extensión, a todos los creyentes) a tomar una acción específica: ocuparse de su propia salvación. 

Aquí, «ocuparse» implica un compromiso activo y constante en el proceso de crecimiento espiritual, en el cultivo de una relación íntima con Dios y en la búsqueda de la santificación. 

Este mandato implica una responsabilidad personal y una llamada a la diligencia en la vida de fe.

  1. Afirmación de un Hecho:

La afirmación del hecho se encuentra en el contexto del versículo 13, que dice: «porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad». 

Aquí, Pablo destaca que Dios está obrando en la vida de los creyentes para que puedan cumplir con el mandato que les ha dado. 

Esta afirmación subraya que el poder y la capacidad para ocuparse de la salvación provienen de la obra de Dios en ellos.

Por lo tanto, el pasaje contiene tanto un mandato para la acción personal como una afirmación de que Dios está capacitando a los creyentes para llevar a cabo esa acción. 

Esta dualidad es fundamental en la comprensión de cómo la cooperación humana y la obra divina se entrelazan en la vida de fe. 

Los creyentes son llamados a participar activamente en su crecimiento espiritual mientras confían en que Dios está obrando en ellos para cumplir Su voluntad.

Referencias Bíblicas Complementarias: lectura diaria de la biblia.

1 Corintios 15:10 – «Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo».

Efesios 2:8-10 – «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas».

1 Pedro 1:15-16 – «sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo».

Conclusión:

«Ocupaos de vuestra salvación» es más que un consejo; es un llamado a una vida comprometida con Dios. La fe activa y reverente se refleja en nuestra búsqueda constante de Dios y en la transformación que experimentamos a través de Su obra en nosotros.

Mientras avanzamos en esta jornada espiritual, recordemos las palabras de Pablo y permitamos que nuestra ocupación por la salvación sea una expresión de gratitud y devoción a Aquel que nos amó primero.

Referencias bíblicas tomadas de la Reina-Valera 1960.

Últimas entradas

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

5 Pecados Terribles en la Vida de un Cristiano

En el caminar de un cristiano, enfrentar la realidad de los pecados es un desafío…

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

Claves para una Iglesia Bien Equipada: 10 Pilares Fundamentales

¿Qué necesita una iglesia para estar verdaderamente bien equipada? Descubriendo las Claves para la Preparación…

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo El Mediador: Libro PDF [+7]

Cristo, es el Mediador entre Dios y la humanidad. Esta función mediadora es fundamental en…

¿Estás Dormido?

Yo sé, por triste experiencia, lo que es estar apaciblemente dormido con una paz falsa; por mucho tiempo yo estuve apaciblemente dormido y por mucho tiempo pensé que era cristiano; sin embargo, no sabía nada del Señor Jesucristo.

George Whitefield

Enlaces Rápidos

Enlaces útiles