LOS 14 LIBROS APÓCRIFOS

LOS LIBROS APÓCRIFOS

Tabla de contenidos

¿Cuáles son los libros apócrifos de la Biblia?

La palabra “Apócrifo”, se usa comúnmente cuando se habla de los “Libros apócrifos” y se refiere a los catorce libros que han sido agregados al Antiguo Testamento y que son sostenidos como parte del canon sagrado, particularmente por la Iglesia Católica Romana. Los protestantes generalmente no los incluyen en la Biblia.

Apócrifos (ἀπόκρυφος, apokryphos). Una colección discutida de libros escrita fundamentalmente durante el período entre el Antiguo y el Nuevo Testamento (siglo III a.C. hasta el siglo I d.C.).

¿Qué significa la palabra apócrifos en la Biblia?

La palabra literalmente ha llegado a significar “escondido” u “oculto.” La Septuaginta (LXX), la traducción al griego del Antiguo Testamento hecho entre 280 a.C. y 180 a.C., contiene los libros apócrifos. Jerónimo los incluyó en “La vulgata”, su traducción latina del Antiguo Testamento.

Estos libros no forman parte de la Biblia hebrea. Los reformadores fueron ampliamente responsables por la eliminación del apócrifo de la Biblia porque contienen cosas que son inconsistentes con la doctrina protestante (ej. Las doctrinas de oración por los muertos, y la intercesión a los santos).

Los siguientes son los catorce libros apócrifos

A veces se encuentran dispersos a través del Antiguo Testamento y a veces aparecen escritos al final del Antiguo Testamento:

LOS 14 LIBROS APÓCRIFOS

LOS 14 LIBROS APÓCRIFOS
  • I Esdras
  • II Esdras
  • Tobías
  • Judit
  • Adiciones al libro de Ester
  • La Sabiduría de Salomón
  • Eclesiástico
  • Baruc con La Epístola de Jeremías
  • La Canción de los Tres Santos Niños
  • La Historia de Susana
  • Bel y el Dragón
  • La Oración de Manasés
  • I Macabeos
  • II Macabeos.

Aunque partes de casi todos los libros del Antiguo Testamento están citados o se refiere a ellos directamente, en el canon del Nuevo Testamento no existe ninguna cita o referencia a ninguno de los libros apócrifos.

Introducción

El término “apócrifo” significa “oculto” y se usa comúnmente para describir a un grupo de aproximadamente 18 obras antiguas, la mayoría de las cuales aparecen en idioma griego en los códices bíblicos de los primeros siglos d.C. A lo largo de la Historia, la Iglesia ha discutido la inspiración, el valor y la utilidad de estos libros; estos textos siguen siendo ampliamente desconocidos para la mayoría de los cristianos.

El título de estos libros es un poco inadecuado, y la recopilación en sí es artificial: los libros no se concibieron bajo ningún concepto para ser tratados como un grupo. En ocasiones se denomina a dichos libros como los textos apócrifos del “Antiguo Testamento” para diferenciarlos de un grupo más reciente—y muy distinto—de libros que a menudo se catalogan como los “textos apócrifos del Nuevo Testamento”. El agrupamiento de los textos apócrifos del Antiguo Testamento se superpone, pero no es sinónimo del término “deuterocanónico”.

La aceptación de los textos apócrifos tiene una historia larga y complicada; en especial, en lo relacionado a su inclusión dentro del canon de la Escritura inspirada. En general, el judaísmo y las iglesias protestantes no consideran Escritura inspirada a los textos apócrifos, pero la Iglesia Católica Romana y las iglesias ortodoxas aceptan algunos de ellos.

Debido a que los libros apócrifos se escribieron mayormente entre los testamentos, son una fuente de información histórica sobre los antecedentes del Nuevo Testamento y suelen ser descritos como el “puente” entre los dos Testamentos. La Iglesia en su conjunto muchas veces ha elogiado su valor edificante.

La colección de libros conocida como los textos apócrifos

Los textos apócrifos constan de una amplia variedad de textos literarios judíos que abarcan muchos intereses, temas, estilos e historia humana. Incluye relatos, liturgias, dichos sabios y podría decirse, historias idealizadas. Unos dieciocho textos han sido incluidos en esta colección:

  • Tobit (a veces llamado Tobías)
  • Judit
  • Agregados al libro de Ester
  • Sabiduría de Salomón
  • Sirácides (o Eclesiástico, Libro de la sabiduría de ben Sira),
  • Baruc, la Carta de Jeremías
  • Agregados al libro de Daniel
  • Oración de Azarías y El cántico de los tres judíos
  • Susana
  • Bel y el dragón
  • 1 Macabeos
  • 2 Macabeos
  • 1 Esdras (a veces llamado 3 Esdras o 2 Esdras)
  • Oración de Manasés
  • Sal 151
  • 3 Macabeos
  • 2 Esdras (a veces llamado 3 Esdras o 4–6 Esdras)
  • 4 Macabeos

Debido a la naturaleza artificial de los libros apócrifos, no todos estos textos se incluyen siempre en cada lista de los Apócrifos.

El contexto histórico de los Apócrifos.

Los libros Apócrifos son variados y tienen pocas similitudes; como consecuencia, el contexto histórico también varía. Si bien algunos de los libros pueden afirmar que tienen orígenes más antiguos, como Tobit, que originalmente se pudo haber escrito en el siglo III o IV a.C., el primer libro que puede identificarse con cierta exactitud es Sirácides. Lo escribió en hebreo Jesús ben Sira, un escriba judío, alrededor del año 180 a.C. y posteriormente, su nieto lo tradujo al griego en circa 132 a.C. (Eclo de Sirácides, 50:27). Por otra parte, 2 Esdras, un grupo de tres textos relacionados, probablemente sea del año 100 d.C. o posterior.

Muchas de estas obras posiblemente se escribieron fuera de Palestina, en Egipto o en Persia .Muchas también parecen estar en desacuerdo con el mundo que pretenden incluir o a cierta distancia de este. A excepción de 2 Esdras, en la actualidad todos nos llegan a través del idioma griego (sin contar el reciente hallazgo arqueológico de los fragmentos arameos de Tobit, que se encontraron en los Rollos del mar Muerto). Lamentablemente, existe poca información concreta sobre el origen o el contexto histórico de los libros Apócrifos.

La historia de la recepción de los Apócrifos

La recepción de los Apócrifos no siempre estuvo muy en claro, especialmente durante los primeros años de la Iglesia. La cronología de la recepción de los textos apócrifos se menciona a continuación:

El punto de vista histórico sobre los Apócrifos 
PositivoNegativo
400 a.C.: Fin de la “edad de oro de la profecía” (era del Antiguo Testamento) 
 250 a.C.: El comienzo de las traducciones de la Septuaginta (la Torá)
132 a.C.: Sira menciona un canon del Antiguo Testamento 
100 a.C.: La Regla de la comunidad/Los Fragmentos Sadoquitas posiblemente le atribuyen la inspiración solamente al canon del Antiguo Testamento 
40 d.C.: Filón omite los libros apócrifos de sus escritos 
90 d.C.: 2 Esdras da argumentos a favor de un canon cerrado para el Antiguo Testamento90 d.C.: Clemente hace referencia a la Sabiduría de Salomón, Judit y de los Agregados a Ester
95 d.C.: Josefo argumenta a favor del canon cerrado del Antiguo Testamento en su obra Contra Apión 
99 d.C.: Fin de la era del Nuevo Testamento sin ninguna referencia directa a los Apócrifos en el Nuevo Testamento 
 150 d.C.: Policarpo menciona a Tobit
160 d.C.: Melitón de Sardis excluye a todos los Apócrifos 
 200 d.C.: Ireneo hace referencia a la Sabiduría de Salomón
230 d.C.: Julio Africano sostiene que el texto apócrifo de Susana es falso230 d.C.: Orígenes trae a discusión el uso de los Apócrifos
230 d.C.: Orígenes argumenta fuertemente contra la mayoría de los Apócrifos como canónicos 
300 d.C.: Consenso rabínico contra la canonización de todos los Apócrifos (t. Yadayim 2:13B) 
350 d.C.: Cirilo de Jerusalén rechaza casi todos los Apócrifoscirca 350 d.C.: Los códices de la Biblia cristiana incluyen muchos de los libros Apócrifos
360 d.C.: El Sínodo de Laodicea excluye a todos los Apócrifos 
367 d.C.: Atanasio escribe que los Apócrifos son edificantes, no canónicos 
380 d.C.: Gregorio Nacianceno rechaza a los Apócrifos del canon 
 390 d.C.: Agustín ratifica a los Apócrifos como canónicos
 397 d.C.: El Concilio de Cartago confirma los Apócrifos
405 d.C.: Jerónimo rechaza los Apócrifos como canónicos 
595 d.C.: Gregorio Magno escribe que los Apócrifos son edificantes, no canónicos 
 692 d.C.: El segundo Concilio Trullano ratifica los Apócrifos
740 d.C.: Juan Damasceno rechaza los Apócrifos 
1150 d.C.: Números Rabá rechaza los Apócrifos 
1300 d.C.: Primer comentario conocido sobre un libro apócrifo (Sabiduría de Salomón) 
1382 d.C.: John Wycliffe niega la canonicidad de los Apócrifos 
 1441 d.C.: El Concilio de la Unión ratifica la canonicidad de los Apócrifos
1534 d.C.: Martín Lutero escribe que los Apócrifos son útiles, pero no sagrados 
 1546 d.C.: El Concilio de Trento convalida la canonicidad de los Apócrifos
 1566 d.C.: Sixto de Siena acuña el término “deuterocanónico”
 1611 d.C.: Se imprime una versión autorizada de los Apócrifos
1643 d.C.: John Lightfoot escribe sobre “los abyectos Apócrifos” 
1648 d.C.: La Confesión de fe de Westminster excluye a los Apócrifos 
 1672 d.C.: El Concilio de Jerusalén ratifica la canonicidad de los Apócrifos
1825 d.C.: La Sociedad Bíblica Británica y Extranjera retira los Apócrifos de las Biblias 
 1952 d.C.: Fragmentos semíticos de Tobit, Sirácides y del Sal 151, más los fragmentos griegos de la Carta de Jeremías se encontraron entre los Rollos del mar Muerto

Aunque esta cronología no es exhaustiva, demuestra que la mayoría de los testimonios más antiguos están a favor de considerar a los Apócrifos como edificantes, pero no canónicos (ni inútiles como para ser omitidos) e inspiradores, pero no inspirados (en el sentido canónico).

Ediciones destacadas de la Biblia con/sin los libros apócrifos

A lo largo de la historia de la Iglesia, las principales ediciones de la Biblia han incluido algunos o todos los libros apócrifos. Esto ha traído confusión en cuanto a la aceptación de dichos libros apócrifos, ya que se incluyeron sin mayor consistencia. Este gráfico ilustra varias de las principales y más antiguas ediciones de la Biblia:

Muchas fuentes secundarias difieren en cuanto a qué libros están incluidos en qué biblias, y esto se debe a varias razones

  1. Los Apócrifos nunca fueron tratados como una colección distinta; su conceptualización en todas las primeras ediciones es ampliamente divergente
  2. Las primeras ediciones de la Biblia casi siempre tuvieron un material no-canónico evidente (ej., la Peshitta (7a1) hasta incluye un ejemplar de La guerra de los judíos de Josefo.)

El hecho de que un libro tuviese conexión con los libros bíblicos del mundo antiguo no es necesariamente indicador de la condición canónica de dicho libro. Aun hoy, hay libros útiles que muchas veces se incorporan a los libros canónicos; por ejemplo, muchas Biblias incluyen notas de estudio, introducciones y ensayos doctrinales.

La relación de los Apócrifos con la Biblia

La relación de los Apócrifos con la Biblia—puntualmente, su inspiración y canonicidad—es complicada, debido a que no se sabe lo suficiente sobre el pasado, a las discrepancias dogmáticas y a la tentación de simplificar demasiado el problema. Para entender la relación de los Apócrifos con la Biblia hay que tener en cuenta varios aspectos fundamentales.

Cuestiones de terminología.

“Apócrifos” es un término peyorativo que no describe con exactitud los contenidos de los libros ni la aceptación que tuvieron a lo largo de la historia. Los libros que componen los Apócrifos aparecieron impresos en la mayoría de las Biblias a lo largo de la historia de la Iglesia, pero generalmente los ignoraban, no los ocultaban. De los 18 libros apócrifos, la iglesia católico romana nombra solamente a 12 como deuterocanónicos.

El término deuterocanónico (literalmente, “segundo canon”) no significa “de importancia secundaria”, sino que se refiere a la segunda parte del canon del Antiguo Testamento en comparación con el resto del Antiguo Testamento (los libros protocanónicos). Lo que los protestantes llaman apócrifos son canónicos para los católicos romanos y los ortodoxos; lo que los protestantes denominan seudoepigráficos son apócrifos para los católicos romanos y ortodoxos. Los judíos rabínicos del período del cristianismo primitivo se referían a los Apócrifos como los “libros externos”.

Inspiración versus canonización.

Las palabras inspirado y canónico tienen matices diferentes en esferas diferentes de la Iglesia cristiana. En esencia, los protestantes plantean que un libro es canónico porque está inspirado, pero los ortodoxos argumentan que es canónico porque inspira a la Iglesia. Ambos grupos pueden ver una flaqueza legítima en el punto de vista del otro, aunque es posible que les cueste más verla en su propio punto de vista. Muchos padres de la Iglesia, como Jerónimo, creían que los Apócrifos eran edificantes e inspiradores, pero que no tenían el mismo peso que el Antiguo Testamento. Jerónimo se refería a los libros como eclesiásticos, lo que quiere decir “útil en la iglesia”.

Sopesar la evidencia.

Algunos libros Apócrifos, históricamente hablando, se consideran “más inspirados” que otros. Por ejemplo, Sirácides parece más inspirado o canónico que 4 Macabeos. Además, los protestantes, los católicos romanos y varias comunidades ortodoxas tienen motivos y argumentos diferentes para usar o rechazar a los Apócrifos. A pesar de que el término deuterocanónico se origina en el conflicto de la Reforma, es incorrecto decir que la Iglesia Católica Romana canonizó a los Apócrifos en el Concilio de Trento (1546) como una reacción contra los protestantes; en cambio, la Iglesia Católica Romana puede señalar el Concilio de Cartago (397) y la larga tradición en partes de la Iglesia que proceden a partir de ese momento.

A la vez, muchas de las evidencias a favor de los Apócrifos como canónicos son circunstanciales; el hecho de que un padre de la Iglesia cite un libro apócrifo o que lo encuaderne dentro de una copia antigua de la Biblia tiene poca relevancia para su condición canónica. Básicamente, mucho depende de en qué lugar se pare uno en el “círculo canónico”: si la canonización se produce antes de la Iglesia, no alcanza. Si la Iglesia está antes de la canonización, entonces los segmentos de la Iglesia en general pueden considerar al texto apócrifo fielmente canónico.

El origen del nombre “Apócrifo”

El origen exacto del nombre “Apócrifo” es incierto. Ireneo de Lyon fue el primero en utilizar la palabra apócrifo en un contexto cristiano; en su obra Contra las herejías la usó para describir un texto espurio. Sin embargo, Ireneo no se refería a los libros que hoy en día se denominan Apócrifos, sino a ciertas leyendas desconocidas del período del Nuevo Testamento. Tertuliano hace lo mismo unos años más tarde, al declarar que el Pastor de Hermas (un libro de buena reputación para la iglesia primitiva) era apócrifo y falso.

Orígenes usó por primera vez el término apócrifo para describir a los textos apócrifos en la carta que le escribió a Julio Africano (año 230 d.C.), que en parte trata sobre los problemas históricos que hay en Susana. De allí en adelante, dicho término se usó con frecuencia para referirse a esta colección de 18 libros.

El significado del término apócrifo es incierto; aparentemente, tiene una connotación negativa en la mayoría de los usos que se le dieron en el mundo antiguo. Jerónimo usa el término latino absconditus para la palabra griega ἀπόκρυφος (apokryphos), quizás para indicar que los libros no solo están “escondidos” (apartados del uso público) sino que también son “desconocidos” (ocultos a nuestra capacidad de entender de dónde provienen.

Los Apócrifos en la cultura popular

A lo largo de los 2.000 años de su historia, los libros que forman parte de los Apócrifos han causado un mayor impacto en la cultura popular que en la teología. Esto se debe en gran parte a los prolongados cuestionamientos sobre su inspiración e idoneidad para ser usados en el desarrollo de la doctrina; si bien hay textos o temas provenientes de los libros apócrifos que sí se muestran en las liturgias de algunas iglesias (mayormente en las tradiciones católicas romanas y ortodoxas), lo hacen típicamente en situaciones especiales más que en el uso habitual. Además, con frecuencia los textos apócrifos gozan de ser culturalmente más interesantes porque son ocultos o esotéricos.

Los géneros de varios de los libros apócrifos (como la historia idealizada) son ideales para que la cultura sea popularmente asimilada. Por ejemplo, Tobit presentó la idea de Rafael disfrazado de “ángel guardián” (Tob 5:4), poniendo a prueba, auxiliando y hasta haciendo mandados (Tob 9:2) para Tobías. Los Apócrifos también influyeron las obras literarias de Shakespeare, Henry Wadsworth Longfellow y varias de las oraciones de Handel. En muchas obras de arte renacentistas aparecen representaciones de Tobit, Judit y Susana. 2 Esdr 6:42 aportó la razón para la apuesta transatlántica de Cristóbal Colón.

Share:

Más publicaciones

PREGUNTAS DE LA BIBLIA

8 PREGUNTAS DE LA BIBLIA

Las Preguntas de la Biblia ofrecen oportunidades para una reflexión teológica más profunda. Considere la pregunta del mensajero de Dios a Abraham en Gen 18:14:

¿QUÉ ES LA VERDAD?

Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Envíenos un Mensaje

COMENTARIO A LOS SALMOS

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón…

Salmo 19

COMENTARIO A LOS PROVERBIOS

El Libro de los Proverbios es una inspirada antología de la sabiduría hebrea. Pero esta sabiduría no es meramente intelectual o secular. Es principalmente la aplicación de los principios de una fe revelada a las tareas del diario vivir. En los Salmos tenemos el himnario hebreo; en Proverbios tenemos su manual para la justicia diaria. En este último hallamos directivas prácticas y éticas para la religión pura y sin mácula.

COMENTARIO A ECLESIASTÉS 

Aunque el libro de Eclesiastés forma parte del Antiguo Testamento en hebreo, su nombre es en realidad una palabra griega que se remonta a la antigua traducción griega del Antiguo Testamento. Eclesiastés significa “maestro”, o “predicador”. La palabra viene del primer versículo del libro: “Palabras del Predicador,…” Por lo tanto, el título se refiere al maestro o al Predicador cuyas palabras conforman el libro.

HISTORIA DEL CRISTIANISMO

El estudio del desarrollo del testimonio cristiano durante los mil años que los historiadores han designado como Edad Media es sumamente complejo. Lo es, primero, por cubrir un período de tiempo tan dilatado, en el que se sucedieron cambios notables en todas las esferas del quehacer humano: política, económica, social, cultural y religiosa. Segundo, en estos siglos el cristianismo llega en su expansión “hasta lo último de la tierra,” en su movimiento hacia el Este (China) y el Oeste (Inglaterra).

DOCTRINAS DE CRISTO

Las doctrinas de Cristo pueden incluir un estudio de Su persona y de Su obra. Pero, puesto que Su obra principal fue la expiación, la soteriología generalmente se separa de la cristología. Sus otras obras usualmente se tratan bajo la cristología. La doctrina se puede organizar más o menos en orden cronológico. Primero viene un estudio del Cristo antes de su encarnación y esto sería seguido de una sección sobre Cristo en Su humillación, durante Su vida terrenal.

Entonces vendría un estudio de Sus ministerios presente y futuro. Los mayores problemas teológicos aparecen en el período de la humillación de Cristo mientras estaba en un cuerpo terrenal, problemas como el significado de kenosis, la relación entre Sus dos naturalezas, y la impecabilidad.

Las doctrinas de la persona de Cristo son cruciales para la fe cristiana. Son básicas para la soteriología, porque si nuestro Señor no es lo que alegó ser, entonces Su expiación fue deficiente, no un pago suficiente por el pecado.

LIBROS CRISTIANOS PDF

Siéntase libre para descargar o leer en líneatodos nuestros recursos

CHRISTIAN BOOKS PDF

Christian PDF books from authors of centuries past whose writings have stood the test of time. Puritans, Spurgeon (Baptist), Bonar (Presbyterian), Ryle (Anglican), Pink, Bunyan, Edwards, and many others.

기독교 서적 PDF – 基督教书籍 PDF

온라인에서 모든 리소스를 다운로드하거나 읽으십시오.

우리의 제목은 그리스도 중심적이며, 대부분은 시간의 시험을 견뎌낸 과거의 작가들입니다. 청교도, 스펄전(침례교), 보나(장로교), 라일(성공회), 핑크, 번연, 에드워즈 등의 저자. 출처인 채플 도서관은 전적으로 하나님의 충성으로 뒷받침되는 신앙의 사역입니다. 따라서 우리는 이 책에 대한 기부를 요청하지 않습니다.

随意下载或在线阅读我们所有的资源

我们的标题以基督为中心,主要来自过去几个世纪的作者,他们的作品经受住了时间的考验。 清教徒、Spurgeon(浸信会)、Bonar(长老会)、Ryle(圣公会)、Pink、Bunyan、Edwards 等作者。 来源,教堂图书馆,是一个信仰部,完全由上帝的忠诚支持。 因此,我们不要求为这些书籍捐款。

Artículos Relacionados

LOS LIBROS APÓCRIFOS

LOS 14 LIBROS APÓCRIFOS

¿Cuáles son los libros apócrifos de la Biblia? La palabra “Apócrifo”, se usa comúnmente cuando se habla de los “Libros apócrifos” y se refiere a

Leer más »
PREGUNTAS DE LA BIBLIA

8 PREGUNTAS DE LA BIBLIA

Las Preguntas de la Biblia ofrecen oportunidades para una reflexión teológica más profunda. Considere la pregunta del mensajero de Dios a Abraham en Gen 18:14:

Leer más »

LOS 14 LIBROS APÓCRIFOS

suscríbase para recibir todo nuestros recursos

Manténgase informado!

Suscríbete para recibir contenido y notificaciones exclusivos